Pistola

Moisés Class Rivera, el asaltante armado y enmascarado que resultó muerto a balazos el pasado miércoles a manos de un agente de la Policía en medio de un atraco a la panadería Deframi Bakery, en Vega Baja, había asaltado ese establecimiento el 8 de abril con otro pistolero.

Los dos delincuentes eran integrantes de la banda criminal de Rey Oquendo Guevares, apodado Bin Laden, presunto autor del asesinato de un policía municipal ocurrido el 25 de mayo.

Class Rivera, quien tenía 21 años y al que se le conocía por el mote de Pin, asaltó la panadería junto a otro individuo. Cargaron con cerca de $1,000 de las cajas del negocio y de un cliente. Al salir del lugar perpetraron un carjacking.

La investigación del atraco realizada por el agente Daniel Torres Laureano, de la División de Robos del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Vega Baja, había logrado identificar mediante testigos a Class Rivera como uno de los ladrones. También se les vinculaba a otros atracos y carjackings junto a Bin Laden.

Bin Laden fue arrestado en Coamo el 31 de mayo, después de que se le vinculara al asesinato del policía municipal de Manatí, Jesús Marrero Martínez. El agente fue ultimado al resistir un carjacking en la playa Puerto Nuevo, de Vega Baja. Un fiscal que lo acompañaba resultó ileso.

Para la fecha del asesinato de Marrero Martínez, quien tenía 27 años, ya Bin Laden figuraba en la lista de los criminales más buscados.

Bin Laden admitió que la madrugada en que el policía municipal fue asesinado, él conducía el vehículo en el que estaban sus compinches.

La investigación en manos del CIC de Vega Baja y del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) cuenta con testigos que señalan a Class Rivera en algunos de los atracos de Bin Laden, pero no en el que murió el policía municipal.

Supuestamente Class Rivera vivía cerca del negocio Deframi Bakery cuando lo asaltó el 8 de abril. El pasado miércoles entró enmascarado a esta panadería e hizo un disparo al anunciar el atraco. El policía José A. Santiago, quien vestía su uniforme y que estaba en una mesa, le hizo dos disparos por el costado izquierdo, matándolo en el acto, en momentos en que al asaltante encañonaba a una cajera.

Estos hechos quedaron grabados por las cámaras de seguridad del establecimiento. Los vídeos del incidente se convirtieron en virales en las redes sociales.

La Fiscalía de Bayamón ha levantado declaraciones juradas por lo menos a seis testigos y se ocuparon las grabaciones de las cámaras de seguridad, que enfocaban de distintos ángulos.

Fuentes del Departamento de Seguridad Pública (DSP) aseguraron que el Negociado de Investigaciones Especiales (NIE) no investiga al agente Santiago.