Rosa Emilia Rodríguez

 (Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO)

La jefa de la fiscalía federal, Rosa Emilia Rodríguez, aseguró que todas las acciones disciplinarias tomadas contra Francisco Reyes Caparros en su oficina fueron debido a que este cometió faltas y que todas cumplieron con los procedimientos establecidos por el Departamento de Justicia federal.

A preguntas del abogado de la fiscalía federal, Jason Weid, Rodríguez detalló las faltas cometidas por el demandante. La primera, en 2012 fue por decir a personas que él era la mano derecha de ella y que también era fiscal. Según Rodríguez, ella lo llamó a su oficina y le dio una amonestación verbal al recordarle que no era abogado y que no era su ayudante principal.

El segundo incidente ocurrido también en el 2012, el demandante utilizó una foto de un guardia de seguridad de la fiscalía a la que alteró digitalmente y la tituló “Got Milk”. El guardia de seguridad se quejó a Rodríguez. La fiscal lo llamó a su oficina y le cuestionó su acción. Indicó que Reyes Caparros aceptó los hechos.

Rechazó que le gritara al demandante por este incidente.

Rodríguez Vélez señaló que la supervisora del demandante, Lisa Wéstern le dio una reprimenda por esta situación. La fiscal negó que le pidiera a Wéstern regañar a Reyes Caparros. “Porque eso sería una falta de respeto”, apuntó. Aseguró que le permitió al demandante explicar lo ocurrido.

Comentó que la política de su oficina es una de respeto y que Reyes Caparros, quien además de ser analista de inteligencia, estaba a cargo de la seguridad, exhibió una conducta “inapropiada”.

En cuanto a la invitación de un viaje al demandante a Rusia por el espía ruso Rodríguez Vélez afirmó que en efecto este quería ir.

Destacó que Reyes Caparros utilizó el correo electrónico de la fiscalía federal para enviar foto de su pasaporte a la dirección del foro. Está dirección de correo electrónico le pertenecía al espía, según reflejó una pesquisa del Negociado Federal de Investigaciones (FBI).

Rodríguez Vélez observó que el informe del FBI sobre la pesquisa al demandante concluyó que este incurrió en conducta inapropiada y mal juicio.

Expuso que para esa época el gobierno federal conducía investigaciones sobre el reclutamiento de estadounidenses por parte del gobierno ruso.

A preguntas de la abogada del demandante, Bamily López, la fiscal explicó que no acudió a la invitación que le hizo el Centro Cultural de Rusia en Puerto Rico. Reyes Caparros le preguntó a Rodríguez Vélez si iba a acudir a la actividad.

“Era un evento auspiciado por Rusia y como representante del gobierno de Estados Unidos no debo acudir a ese tipo de eventos. Mi labor no es esa, sino trabajar por el pueblo de Puerto Rico....Rusia es un país extranjero. Rusia es un país comunista que tiene una relación extraña con Estados Unidos”, afirmó.

Sobre si la actividad le levantó bandera roja, Rodríguez Vélez respondió “tuve el buen criterio y no asistí al evento”. Acto seguido dijo “no como Francisco que era un abogado” y que trabajaba para el gobierno federal.

Indicó a preguntas de la letrada que no entendió necesario que pedirle al FBI que le pusiera por escrito que la pesquisa contra Reyes Caparros había terminado.

Fiscal se disculpa por broma

De otra parte, la fiscal pidió disculpas a Reyes Caparros cuando durante una reunión con todo el personal de la fiscalía dijo públicamente que este no le caía bien a nadie.

“Todo el mundo comenzó a reírse, incluso Francisco...lo dije porque a todo el mundo le caía bien. A mí me caía bien. Sé lo que dije y no debí hacerlo, lo siento, no debí hacerlo”, expresó.

Explicó que lo hizo para bajar la tensión debido al tema de la reunión que trataba sobre el envío de empleados a sus casas ante el cierre del gobierno federal por el tranque presupuestario en el Congreso.