Gabriel Hernández BDO

Gabriel Hernández, socio administrador de BDO en Puerto Rico. >Suministrada

 

Gabriel Hernández Colón, socio administrador de la firma de consultoría financiera BDO, se declaró no culpable de los 10 cargos por fraude electrónico que le fueron radicados por un gran jurado federal, en relación a un caso asociado a la Ley 20 que concede ciertos tipos de exención contributiva a individuos que no residan en Puerto Rico.

El acusado compareció ayer a la vista inicial, vista de lectura formal de cargos y vista de fianza, ante el magistrado federal Marcos López.

El magistrado le impuso una fianza de $250,000, la cual debe prestar no más tarde del 6 de noviembre. Hernández se expone a una sentencia de hasta 20 años de cárcel y una multa de $250,000.

El arresto fue realizado en la mañana de ayer por agentes del Servicio de Rentas Internas (IRS, por sus siglas en inglés) y del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) en el apartamento del acusado, en un condominio en Condado.

Se alega que Hernández, quien es contador público autorizado (CPA), ideó un esquema para defraudar al IRS.

“El esquema involucró la presentación de información falsa al gobierno de Puerto Rico en un intento por proporcionar fraudulentamente a la Compañía A una desgravación fiscal federal a través de las disposiciones de la Ley 20”, señala el comunicado de prensa de la Fiscalía federal.

La Ley 20, también conocida como Ley de Servicios de Exportación, ofrece incentivos fiscales para que las empresas puertorriqueñas exporten servicios a otras jurisdicciones.

Los beneficios tributarios sobre los ingresos derivados de los clientes fuera de la Isla en relación con los servicios prestados desde Puerto Rico, incluyen una tasa de impuesto a la renta fija del 4% para los servicios de exportación elegibles, una exención de impuestos del 100% sobre los dividendos de las ganancias y un 60% de exención sobre los impuestos municipales locales.

El presunto esquema

En diciembre de 2018, Hernández formó la Compañía A, bajo la ley de Puerto Rico, para un agente especial encubierto del IRS que se hizo pasar por un rico contribuyente estadounidense de Arizona. En diciembre de 2019, Hernández hizo que se preparara y presentó una solicitud de exención de impuestos fraudulenta ante la Oficina de Desarrollo Industrial y obtuvo fraudulentamente el estado de exención de impuestos de la Ley 20 para la Compañía A.

El imputado también determinó que la Compañía A reportaría $500,000 en ingresos comerciales en Puerto Rico, lo que reduciría los impuestos federales de esa empresa.

Luego en julio de 2020, Hernández hizo que se preparara y presentara una declaración de impuestos corporativos de Puerto Rico para la compañía ante el Departamento de Hacienda, alegando falsamente que la empresa ganó $500,000 en la Isla.

“Hernández también provocó la preparación y presentación de declaraciones de volumen de negocios 2020-2021 falsas ante el Municipio de San Juan con base en las ganancias falsas. El acusado se enriqueció injustamente a sí mismo y a otros al recibir honorarios a cambio de estos actos falsos y fraudulentos”, indica el escrito.

“Como he dicho en el pasado, se alienta a las personas involucradas en cometer fraude a que se presenten ante las autoridades, lo que incluye a las personas que están utilizando fraudulentamente las leyes fiscales de Puerto Rico para evadir los impuestos federales”, dijo el jefe de la Fiscalía federal en la Isla, Stephen Muldrow.

Otro socio de BDO, Fernando Scherrer, está acusado junto a la exsecretaria del Departamento de Educación Julia Keleher y otras personas, en relación a un fraude a esta agencia por $13 millones.