Ángel Claudio Lozada

Ángel Claudio Lozada, de 26 años.

A plena luz del día y a pasos del Cuartel General de la Policía comenzó en la tarde del miércoles una serie de episodios de violencia entre jóvenes vinculados al trasiego de drogas de los residenciales públicos Nemesio Canales y Vista Hermosa que dejaron un saldo de tres muertos y dos heridos graves, de los cuales uno murió en la tarde del jueves, sumando cuatro las masacres ocurridas este año.

Los primeros disparos se escucharon a las 4:45 de la tarde en el Cuartel General, pero no hubo reacción. Un joven fue ultimado a tiros frente al edificio 40 y los asesinos cargaron el cadáver en una guagua Kia Soul hurtada. Pasaron frente al cuartel, doblaron a la derecha en la avenida Roosevelt y en el próximo semáforo doblaron nuevamente a la derecha hada llegar a la esquina de las calles 16 y 23 NE, en la urbanización Puerto Nuevo.

Frente a vecinos le pegaron fuego a la guagua. Los bomberos llegaron a extinguir las llamas hallando el cadáver calcinado del individuo que había sido secuestrado en Canales.

A esa hora con el tráfico pesado y sin patrullas que pudieran detenerlos, los sicarios fueron a la urbanización La Riviera, donde se desató una intensa balacera en la calle 54.

Los agentes hallaron en el interior de un Nissan Sentra robado en un carjacking el 1 de febrero, el cadáver con múltiples heridas de bala de Gilberto Juan Álvarez Osorio, de 29 años, vecino de Vista Hermosa y a pasos del vehículo el cadáver baleado de Rafael Rojas Ramírez, de 18 años, vecino de Canales.

En esa balacera resultaron heridos Ángel Claudio Lozada, de 26 años, vecino del Reparto Metropolitano y Luis Arvelo Nieves Robinson, de 29 años, de Vista Hermosa. Ambos fueron recluidos en el Centro Médico de Río Piedras en condición grave. Posteriormente, Claudio Lozada fue declarado muerto en la tarde del miércoles.

En el baúl del Nissan Sentra los investigadores de la División de Homicidios del CIC de San Juan hallaron una pistola cargada con 27 balas; 130 municiones, un chaleco a prueba de balas, así como máscaras y dosis de crack y heroína.

Los investigadores de Ciencias Forenses permanecieron levantando evidencia en ambas escenas hasta horas de la madrugada.

En la noche del 6 de agosto, varios sicarios presuntamente vecinos de Vista Hermosa entraron al residencial Canales e hirieron de bala a Luis Antonio Ávila Rosario, de 25 años y vecino del edificio 59, quien recibió varios impactos de bala en el área del abdomen, pierna izquierda y en el glúteo izquierdo y Víctor Manuel Clemente Lugo, de 30 años y vecino del edificio 12, quien resultó con un impacto de bala en el costado izquierdo.

Con los hechos de ayer suman 89 los asesinatos en la Ciudad Capital desde que comenzó el año, dos más que en el 2018. La estadística de asesinatos para el País se encontraba hasta la medianoche de ayer en 371, una reducción de 35 comparado con el año pasado. Entre la madrugada y la mañana de hoy la Policía informó de asesinatos en San Sebastián y Ponce, sumándose en horas de la tarde la muerte de Claudio Lozada que elevó a 374 las muertes violentas en lo transcurrido de año.

La primera masacre se registró el 11 de junio en una estación de gasolina en Monacillos, la segunda el 12 de julio en el barrio Hato Viejo, en Ciales y la tercera el pasado lunes, 12 agosto en Cayey.