Remuel Marrero Meléndez

Remuel Marrero Meléndez.

Tres hombres fueron asesinados a balazos entre las 6:18 del anochecer y las 10:12 de anoche en Guaynabo, Toa Baja y Naguabo, sumando 29 las muertes violentas entre el 1 al 17 de febrero, y 92 desde que comenzó el año, un aumento de cinco comparado con 2020.

El primero de los asesinatos ocurrió a las 6:18 p.m. en el sector Piyiye del barrio Guaraguao, en Guaynabo.

Sicarios a bordo de una guagua Hyundai Tucson color gris se detuvieron en la PR-833 y realizaron alrededor de 40 disparos contra Tomás Torres Agosto, de 63 años, quien se encontraba en un solar cercano a su hogar, esperando que una grúa sacara del mismo un vehículo.

Torres Agosto fue declarado muerto en un hospital en Guaynabo.

El agente Nicolás Maldonado, de la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Bayamón, en unión al fiscal Pedro Mateo, iniciaron la investigación.

A las 7:25 de la noche ocurrió una intensa balacera en la avenida Sabana Seca, frente a las instalaciones de Manejo de Emergencias, en Toa Baja, en la que sicarios realizaron alrededor de 60 disparos con armas de distintos calibres, matando a Remuel Marrero Meléndez, de 28 años.

La víctima, quien residía en el barrio Ingenio, y quien según la Uniformada, había sido fichado por violaciones a la Ley de Protección Vehicular, conducía una guagua Nissan Pathfinder cuando fue atacado. Otro joven que lo acompañaba recibió tres disparos, y se recuperaba en un hospital.

En la escena la Policía ocupó una pistola Glock calibre 9mm alterada para disparar de forma automática y 58 balas.

El agente Isander Rivera, de la División de Homicidios del CIC de Bayamón, en unión al fiscal Mateo, tienen a su cargo la investigación.

De otra parte, a las 10:12 de anoche fue mortalmente baleado Samuel Clemente Severino, de 31 años, en la puerta de un restaurante de comida rápida en la PR-31, en la zona urbana de Naguabo. La víctima recibió tres balazos en las piernas y fue declarado muerto en el Centro de Diagnóstico y Tratamiento (CDT), donde fue llevado desangrándose en el trayecto. La víctima no tenía antecedentes penales.