drd
Previo a ser sentenciado, el exfuncionario expresó arrepentimiento por los actos cometidos. > Archivo / EL VOCERO
 
 

El juez federal Pedro Delgado sentenció al exsecretario de Recreación y Deportes (DRD), Ramón Orta, a 12 meses de confinamiento domiciliario, seis meses de cárcel y dos años de libertad supervisada, y a su exayudante Edgardo Vázquez Morales a tres años de probatoria por participar en un esquema de fraude de $10 millones.

Ambos exfuncionarios se declararon culpables por estos hechos.

Previo a ser sentenciado, el exfuncionario expresó arrepentimiento por los actos cometidos.

“No paso ni un solo día en que no pienso en este asunto, mi arresto, las acusaciones, la cobertura de los medios, el juicio de la sociedad sobre mi persona y todo lo que he vivido hasta el día de hoy. Todo lo antes mencionado me llevan a un profundo arrepentimiento de no haber tomado un rol más activo de los procesos administrativos del Departamento siendo secretario. Mi enfoque fue trabajar con todas las agencias deportivas… mi enfoque fue el establecimiento de política pública y de proyectos de servicio directo, delegando los procesos administrativos. Esa fue mi realidad, su señoría, no es una excusa. Como antes he mencionado, estoy bien arrepentido de no haber estado presente en decisiones administrativas. Como secretario era responsable de todo, pero que no controlaba nada”, señaló Orta durante su alocución.

Afirmó que este proceso derrumbó todo su desarrollo profesional, afectando las posibilidades de empleo.

“Aunque el gobierno al final reconoce que no hubo pérdida de fondos públicos, ni enriquecimiento de mi parte y que los servicios se realizaron, no se alivia el sufrimiento, las largas noches, la desolación y tristeza por el proceso. Daría lo que fuera por retroceder el tiempo y tener la oportunidad de enmendar mis errores, que me acompañarán por el resto de mi vida y que tendré que aprender a vivir con ellos”, agregó.

Entretanto, uno de sus abogados, Francisco Rebollo, planteó que en este caso no hubo pérdidas de fondos públicos, que su cliente no obtuvo ni un solo centavo de ese dinero y que los servicios contratados se proveyeron.

“Orta ha sufrido suficiente. Era un joven con una prometedora carrera, pero que se desvaneció desde el momento en que los cargos le fueron radicados”, manifestó.

Mientras, su otro abogado, el exjuez federal José Fusté comentó que el Negociado Federal de Prisiones (BOP, por sus siglas en inglés), no ha sabido manejar la situación ocasionada por la pandemia del coronavirus, por lo que solicitó a Delgado que tuviera en consideración esta situación al imponer la sentencia.

Mencionó que la entrevista con el oficial de probatoria anterior al que tiene actualmente, fue “extremadamente perturbadora”.

“Para mí, una persona que he practicado la ley en diferentes facetas…es triste ver cómo los jueces no conocen lo que realmente pasa tras bastidores. Lo que tenemos ante nuestra consideración es otra cosa. No quisiera volver a estar en posición de sentenciar a nadie. Lo hice por 30 años y le digo que es el tipo de cosa que no quiero tener en mi conciencia. He descubierto que lo que llega ante nosotros no es lo que realmente es. Le pido que considere lo que pasó aquí”, acotó el exjuez.

Por su parte, Vázquez Morales se disculpó con su familia y sus amistades.

Su abogado, Manuel San Juan, solicitó que su representado fuera sentenciado a probatoria al enfatizar que cooperó significativamente con la fiscalía federal en la investigación del caso y que no fue el cerebro del esquema.