Scherrer

Fernando Scherrer, socio administrador de la firma BDO, coacusado por corrupción junto a la exsecretaria de Educación Julia Keleher y otras personas, solicitó al juez federal Pedro Delgado reducir su fianza de $2 millones a $30 mil y se le permita viajar a Washington a reunirse con su abogado Abbe Lowell.

El juez Delgado emitió una orden para que el magistrado Bruce McGiverin analice la solicitud del acusado. 

El letrado junto a su homólogo Juan Ramón Acevedo, radicaron una moción en la que argumentan que la reducción de la fianza en $30 mil es consistente con la de otros coacusados en este caso.

De igual forma, piden que la corte le permita viajar a Washington sin tener el permiso de la fiscalía.

“Como parte adversa, la fiscalía no debe dictar cómo e incluso saber cuándo (Scherrer) se reúne con su abogado o monitorear cuando ocurren las comunicaciones entre abogado-cliente”, señala la moción.

Argumentan que consultaron con los fiscales y que estos no se oponen a la petición.

Plantean que las propuestas modificaciones a sus condiciones de fianza son razonables y apropiadas, de acuerdo a los estatutos de fianza.

El pasado 9 de julio un gran jurado emitió una acusación de 32 cargos contra Scherrer, el contratista de BDO Alberto Velázquez Piñol; Keleher, la exdirectora de la Administración de Seguros de Salud (ASES) Angela Ávila; Glenda Ponce, exayudante especial de Keleher en el DE y su hermana Mayra Ponce, dueña de la compañía Colón & Ponce.

De acuerdo a la acusación, el esquema de fraude de contratos fueron ascendentes a $15.5 millones; $13 en el DE y $2.5 millones en ASES.

Asimismo, el pliego acusatorio alega que Velázquez Piñol participó en los tres esquemas de fraude de fondos federales.

Se alega además que BDO utilizó el acceso e influencia que tenía Velázquez Piñol sobre Keleher para someter propuestas y obtener contratos con un valor en exceso de $13 millones en el DE. Estos contratos eran pagados con fondos federales.

Los contratos contenían unas cláusulas en las que se prohibía la subcontratación de servicios y el pago de cabilderos. BDO incumplió con ambas cláusulas.

A cambio de las gestiones que hizo Velázquez Piñol con Keleher para obtener los contratos, BDO utilizó fondos federales para pagarle comisiones de un 10% del valor de los contratos.

En el esquema de ASES, se alega que BDO utilizó el acceso e influencia que tenía Velázquez Piñol sobre Avía para someter propuestas y obtener contratos con un valor en exceso de $2.5 millones. Los contratos fueron pagados con fondos federales