funeral 1
Los padres de Keishla, Keila Ortiz y José Antonio Rodríguez, llegaron a la funeraria Ehret en Río Piedras, vestidos de blanco. > Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO

En el primer día del velatorio de Keishla Rodríguez Ortiz, decenas de familiares, allegados y público general acudieron a la funeraria Ehret, en Río Piedras, con ramos de flores, globos y otras ofrendas para  expresar sus condolencias a la familia.

A eso de las 12:35 p.m. llegó su hermana Bereliz, así como sus padres Keila Ortiz y José Antonio Rodríguez, todos vestidos de blanco. Su hermana llegó con la dos mascotas de Keishla, mientras la madre cargaba una pancarta en memoria de su hija.

Ambas guardaron silencio a su llegada a la funeraria.

Por su parte, Rodríguez se confundió en abrazos con familiares y allegados, mientras lloraban desconsoladamente.

“No se me pongan tristes para yo no ponerme triste. En algún momento lloraré”, les dijo el padre de Keishla a quienes esperaban frente a la funeraria.

A medida que transcurrió la tarde, decenas de personas siguieron llegando con rosas, margaritas y claveles, que poco a poco fueron colocando cercanas al ataúd, que según algunos de los que pudieron entrar a la capilla, se encontraba cerrado.

funeral 2
Decenas de personas acudieron a la funeraria para darle el último adiós a Keishla y en solidaridad con sus familiares. > Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO

Mutis de la Policía

El subcomisionado de la Policía Roberto Rivera expresó a su llegada a la funeraria, que no haría comentarios con relación a la información que trascendió sobre la autopsia, revelada por EL VOCERO.

“Nosotros le estamos dando ese espacio (a los federales), que sean ellos los que emitan ese tipo de expresiones y nosotros ya no vamos a entrar en nada que tenga que ver con lo que es la pesquisa”, informó el subcomisionado. 

De acuerdo con las fuentes de este medio, la autopsia reveló que Rodríguez Ortiz murió a causa de asfixia por inmersión. También se indicó que tenía fracturas en la mandíbula y la nariz, y que había presencia de heroína y fentanilo en su cuerpo. Esta información concuerda con las declaraciones provistas por el testigo que coopera con el Negociado Federal de Investigaciones (FBI).

Apoyo inesperado

Hasta el lugar llegó Nitza Ríos, madre de Arellys Mercado Ríos, quien fue asesinada en Fajardo el 18 de agosto de 2019, caso por el cual se acusa a Jensen Medina Cardona.

Ríos llegó hasta la funeraria para expresarles sus condolencias y ofrecerles apoyo emocional a la familia de Keishla, a los cuales abrazó y les dio el pésame.

“La ley de vida es que los hijos entierren a los padres, no lo contrario. Por eso quise venir a darles un abrazo. A decirles que estoy en su dolor y que los tengo en mis oraciones a usted y a su familia... que se apegue a Papá Dios que es el único que me ha dado fuerza para enfrentar esto tan duro”, expresó la madre de Arellys, quien justo llegó desde una vista en el juicio que se lleva contra Medina Cardona en Farjardo.

Los padres de Keishla ofrecieron declaraciones a la prensa y sobre la investigación y las incidencias judiciales de ayer relacionadas al asesinato de su hija, dieron a entender que no conocen al segundo acusado federal por un gran jurado, identificado como Luis Antonio Cádiz Martínez.

La madre pidió que se haga justicia y que “caigan todas las personas que deban caer”.

funeral 4
Bereliz llegó al velatorio con las mascotas de su hermana Keishla, quien era amante de los animales y trabajaba en Pet Salon. > Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO

Luego no se hicieron más expresiones respecto a las acusaciones del gran jurado federal contra Félix Verdejo por los hechos relacionados a la muerte de Keishla, con quien el púgil mantenía una relación.

“Estamos pasando por un dolor que ni Tony ni yo jamás pensamos que íbamos a pasar. Necesitamos nuestro espacio”, expresó la madre de Keishla.

El padre deseó que con la muerte de su hija, se acaben los feminicidios en la Isla. “Que ella sea la punta de lanza para que sea lo que faltaba para erradicar ese mal que estamos viviendo”, sostuvo.

Actos fúnebres

De acuerdo con Robert Molina, gerente general de la funeraria, aunque la capilla tiene espacio para 240 personas, debido a la orden ejecutiva que atiende la pandemia de covid-19, solo hubo espacio para 72 personas en el velatorio. Las personas podían entrar mediante un boleto de acceso.

La capilla estuvo abierta hasta las 8:00 p.m. y hoy abrirá desde las 9:00 a.m. hasta las 8:00 p.m.

El sábado, a las 10:00 a.m., Keishla será sepultada en el cementerio Los Ángeles Memorial en Guaynabo, antes de pasar por el residencial Villa Esperanza.