20180221_VR_POLICIA_BCG_10

PONCE – Las autoridades indagan sobre un posible móvil pasional en el asesinato del exconvicto federal Alberto (Berto) Rodríguez Torres y de la joven Carol Colón León, ocurrido en la madrugada del domingo frente al bar La Uni, en la esquina de las calles Concordia y Luna.

La pesquisa aguarda también por los resultados de la autopsia, para corroborar o descartar que Carol, de 28 años y quien mantuvo una relación amorosa con Berto, de 40 años, se encontraba embarazada.

Los agentes de la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) han recibido diversas confidencias que apuntan a un examigo de Carol, quien pudo haber actuado en medio de un ataque de celos. El ataque iba dirigido, según esa teoría, contra Carol en otro trágico episodio de violencia contra la mujer.

Sin embargo, hasta el mediodía de hoy, poco o nada se tenía de las cámaras de seguridad. La principal de las cámaras que ubica en el lugar de los hechos es propiedad del municipio y no opera desde septiembre de 2017 cuando el huracán María destruyó la red de vigilancia electrónica.

Los investigadores habían recibido información de que Berto estaba bajo la mira de agentes federales por la incautación de dos kilos de heroína que supuestamente iban dirigidos a él.

Berto era vecino de la calle Bertoly y cumplió una condena federal por posesión ilícita de armas.

Al ocurrir los hechos a las 2:11 de la madrugada se encontraba en la acera frente al negocio La Uni. Poco después del tiroteo, llegaron a la escena la esposa y la exesposa de Berto.

Carol se había querellado contra Berto por un caso de violencia doméstica y en la vista preliminar la joven no tuvo interés y la acusación fue desestimada.