Tribunal Supremo

El Tribunal Supremo decidió hoy unánimamente que la enmienda de la Ley Número 7-2005 al Artículo 1, es inconstitucional, y que por lo tanto la juramentación de Pedro Pierluisi como gobernador, el pasado viernes, es nula.

Todos los jueces del Supremo, Maite D. Oronoz Rodríguez; Anabelle Rodríguez Rodríguez; Rafael L. Martínez Torres; Mildred G. Pabón Charneco; Erick V. Kolthoff Caraballo; Edgardo Rivera García; Roberto Feliberti Cintrón; Luis F. Estrella Martínez y Angel Colón Pérez, estuvieron de acuerdo con la determinación.

“Resolvemos unánimamente que la enmienda de la Ley Número 7-2005 al Artículo 1 de la Ley Número 7 del 24 de julio de 1952, 3 LPRA sección 8, para relevar al secretario de Estado del requisito de confirmación para ocupar en propiedad la vacante en el puesto de gobernador, es inconstitucional”, reza la sentencia.

"Aunque la juramentación del Secretario de Estado como Gobernador en propiedad, sin el aval del Senado, se hizo al amparo de la ley vigente entonces, el decreto de inconstitucionalidad que en este momento emitimos respecto a esa parte de la ley produce el resultado que la toma de posesión del cargo de gobernador fue inconstitucional. Por ende, Pedro R. Pierluisi Urrutia no puede continuar en el cargo de gobernador a partir del momento en que esta opinión y sentencia sea efectiva", expuso el Supremo.

Asimismo, se estableció que “para garantizar una sucesión ordenada en la posición de gobernador, este dictamen será efectivo hoy, a las 5:00 de la tarde”.

Así las cosas, acogieron la solicitud del Senado, representado por Thomas Rivera Schatz.

El Senado pidió al Supremo que estableciera que el secretario de Estado debe tener el consejo y consentimiento de la Cámara y el Senado; que la juramentación de Pierluisi es nula y que se declare inconstitucional la Ley 7-2005.

Ayer, Pierluisi dijo que respetará la decisión del alto foro judicial.

La defensa de Pierluisi argumentaba la legitimidad de que fuera nombrado en el receso de la sesión y asumiera todas las funciones, que incluyeron suceder al renunciante gobernador, Ricardo Rosselló, amparándose en la Ley 7.

Rosselló dejó vacante el puesto del gobernador efectivo el viernes a las 5:00 p.m. y posteriormente fue juramentado Pierluisi, solo con la confirmación de la Cámara, por la jueza del Tribunal de Apelaciones, Luisa Colom.