Jeannette

El cadáver apuñalado de la enfermera Jeanette Mojica Rivera permaneció tirado en el suelo de su residencia durante tres días, donde presuntamente su hijo de 16 años pernoctaba atemorizado luego de cometer el cruento asesinato en la residencia de ambos en el sector Finca Calzada, en el barrio Campo Rico de Canóvanas.

Según fuentes de EL VOCERO, al tercer día el hedor del cadáver se volvió insoportable para el menor, quien entonces decidió amortajarlo en una sábana y así transportar a su madre hasta la entrada del sector La Vega, en el kilómetro 7.6 de la PR-185, donde habría lanzado a la difunta.

Como parte de la investigación, se dijo que todo inició en medio de una discusión que el menor sostuvo con su madre, en donde esta le recriminó por una juntilla que tenía con ciertas amistades y por una supuesta relación con una adulta. Fue entonces que el hijo de Mojica Rivera la habría empujado, provocándole un golpe en la cabeza. No satisfecho, el menor agarró entonces un cuchillo, con el cual infligió -de manera inmisericorde- seis puñaladas a su progenitora.

Trabas para radicar el caso

Fuentes de este diario informaron que la radicación de faltas contra el menor se había visto afectada ya que al momento de este ofrecer su confesión ante la Fiscalía y a la Policía no se encontraba acompañado de ningún familiar. También se mencionó que el cuchillo con el cual el joven supuestamente cometió el crimen y el que entregó luego a las autoridades no ha facilitado establecer la relación del arma con las heridas del cadáver debido al avanzado estado de putrefacción.

Ayer, investigadores junto a la fiscal Yanira Colón y el procurador de menores Rafael Rivero Vergne se encontraban en la residencia de Mojica Rivera en busca de alguna otra prueba circunstancial para poder someter el caso. El Negociado de Ciencias Forenses también analizaba manchas de sangre en el vehículo donde se presume fue transportado el cuerpo de Mojica Rivera.

Todavía no se ha determinado si le radicarían cargos al joven de 16 años —quien también es huérfano de padre— por asesinato en primer grado como adulto o por faltas como menor. Con este panorama y sin la radicación de faltas, el menor podría ser liberado y el Departamento de la Familia tomar custodia de él.