Pinky Curvy

El juez federal Gustavo Gelpí amonestó y le advirtió a Isadora Nieves Cruz, mejor conocida como Pinky Curvy, acusada junto a otras 74 personas por presuntamente integrar una pandilla de narcotraficantes que lanzaba sus víctimas a los cocodrilos, que si volvía a violar sus condiciones de libertad bajo fianza, ordenaría su detención en espera del juicio en su contra.

“Se le da la última amonestación y advertencia a la acusada”, reza la orden del juez.

El oficial de probatoria Guillermo Montañez pidió a Gelpí que le diera una reprimenda a Nieves Cruz, luego de que los días 25 de marzo y 10 de agosto, incumplió con el toque de queda que le impuso el magistrado Marcos López. La acusada no puede salir de su casa entre 6:00 de la tarde a 6:00 de la mañana. Montañez solicitó al juez que le diera una reprimenda y que le advirtiera que en una tercera ocasión, se le revocaría su libertad y se ingresaría en el Centro de Detención Metropolitano de Guaynabo (MDC, por sus siglas en inglés).

En una moción Montañez precisó que el 25 de marzo Nieves Cruz llegó a su casa 32 minutos más tarde del horario aprobado. El 10 de agosto llegó una hora y 35 minutos más tarde.

“Cuando se le preguntó sobre su paradero (el 10 de agosto) declaró haber perdido la noción del tiempo….A Nieves-Cruz se le informó que sus acciones eran inaceptables y que este era su segundo comportamiento de incumplimiento. No obstante, de acuerdo con nuestra política de sanciones, el que suscribe solicita que no se tomen medidas adversas contra Nieves Cruz en este momento. Se le recordó que cualquier violación futura puede ser motivo de un procedimiento de revocación de su fianza. Nieves Cruz entendió y se comprometió con este oficial en que no lo iba a volver a hacer”, indica el documento.

A Nieves Cruz, quien tiene grillete electrónico, se le permitió trabajar. A esta se le impuso una fianza de $80 mil. Se le prohibió tener contacto con otros coacusados.

Pinky Curvy, figura en la lista de las 75 personas acusadas por un gran jurado federal tras un operativo del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) contra la pandilla “Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cantera - Las FARC”.

Nieves Cruz, quien es la acusada número 75 en el pliego acusatorio, enfrenta cargos por conspiración para poseer con la intención de distribuir sustancias controladas, actuar en concierto y común acuerdo para la distribución de heroína, cocaína y marihuana.