Abel Nazario

El exalcalde de Yauco, Abel Nazario. >Josian E. Bruno Gómez/EL VOCERO

El juez federal Joseph Laplante concedió la petición de la defensa del exalcalde de Yauco, Abel Nazario, de ser excarcelado, pendiente de la apelación ante el Tribunal de Apelaciones del Primer Circuito, según una orden contenida en el expediente del caso.
 
En mayo pasado, los abogados de Nazario, María Domínguez, Javier Micheo y Carlos Andreu pidieron al juez visitante de New Hampshire, que dejara al exfuncionario en libertad bajo fianza, pendiente de apelación.
 
La defensa argumentó que la apelación de Nazario levanta sustanciales cuestionamientos de derecho que probablemente den lugar a la revocación de su condena.
 
Asimismo, expuso que Nazario no representa ni un riesgo de fuga, ni un peligro para la comunidad.
 
De igual forma, plantea que la fiscalía falló en presentar evidencia de que Nazario personalmente, retuviera los salarios de las alegadas víctimas o que instruyera a otra persona lo hiciera a su nombre.
 
Mantienen que la determinación de culpabilidad del jurado con respecto a ciertas presuntas víctimas, “se basó únicamente en especulaciones e inferencias de propensión impropia”.

“El gobierno no presentó prueba alguna de que el señor Nazario retuviera personalmente el salario de las presuntas víctimas u ordenara a otra persona que lo hiciera en su nombre”, afirma la defensa.

El 21 de marzo del pasado año, Nazario fue encontrado culpable por un jurado por ofrecer declaraciones falsas sobre el uso de fondos federales del Departamento del Trabajo y fue sentenciado a un año y seis meses de prisión y otros tres años de libertad supervisada. 

Asimismo, se le impuso una multa de $7,500 y una restitución de $19,774.50 a empleados de su otrora municipio.

A Nazario todavía le falta enfrentar un segundo juicio federal por mantener alegados empleados fantasmas cuando era alcalde de Yauco.  

Según la acusación, en mayo de 2013, durante una auditoría rutinaria de los registros del municipio, la Oficina del Contralor descubrió que los empleados municipales tenían que trabajar dos horas voluntarias por día. Esta irregularidad fue referida a la División de Horas y Salarios del Departamento del Trabajo Federal (WHD, por sus siglas en inglés), que determinó que este requisito de trabajo voluntario era una violación de la Ley de Normas Laborales (Fair Labor Standards Act).

En febrero de 2015, Nazario Quiñones firmó un acuerdo de pago de salarios retroactivos con la División de Horas y Salarios del WHD en el que acordó pagar salarios por un total de $588,961.43 a 177 empleados municipales. Estos pagos retroactivos incluían el período del 1 de agosto de 2012 al 31 de julio de 2014.

El acuerdo enumeraba a cada empleado al que se le adeudaba un salario, el monto que se les debía y la fecha en que cada empleado debía recibir el pago. El acuerdo permitía al municipio hasta febrero de 2018 para completar los pagos.

En agosto de 2016, durante la próxima auditoría rutinaria de los registros del municipio, la Oficina del Contralor supo que, aunque los empleados habían recibido pagos de lo que se les debía según el acuerdo al que Yauco había llegado con el WHD, el municipio comenzó a retener los salarios regulares de los empleados. Esto sin el conocimiento de estos o el consentimiento del WHD.

El juez Laplante ordenó que el exfuncionario quede en libertad bajo su propia custodia.