Jensen Medina

A la izquierda Jensen Medina Cardona, acusado del asesinado de Arellys Mercado Ríos. >Brandon Cruz González/EL VOCERO

FAJARDO — El décimocuarto día del juicio contra el cerrajero Jensen Medina Cardona, acusado de asesinar a la joven Arellys Mercado Ríos, la noche del 18 de agosto de 2019, fue pospuesto hoy, martes, luego de que el único testigo que había sido citado, Gabriel Alejandro Avalo de Castro, no compareció a su cita al tribunal.

El caso contra Medina Cardona estaba pautado para comenzar a las 9:00 a.m., pero cuando la jueza Gema González Rodríguez llamó el caso, el fiscal Jaime Perea -quien conforma los miembros de la Fiscalía junto a Eduardo Beale, Dianette Aymat y Yamil Juarbe- notificó que el testigo no había llegado al tribunal.

Ante ello, la jueza decretó un breve receso en sala para que se ubicara al testigo. Sin embargo, cuando se reanudaron nuevamente los trabajos, el ministerio público informó en sala que las gestiones realizadas para localizar al testigo habían sido infructuosas y que el testigo no respondía las llamadas telefónicas.

“Hemos hecho todas las gestiones habidas y por haber. El testigo está bajo la regla… Hemos hecho muchas llamadas. Estaba citado para el día de hoy”, dijo Perea.

Mientras, el abogado de Medina Cardona, Jorge Gordon Menéndez, expresó que el testigo estaba citado y que, al no comparecer, se debía emitir una orden de arresto por haber incumplido. “Me parece que perder el día de hoy, que son apenas las 9:33 a.m., resulta sumamente oneroso para el tribunal y para los abogados de la defensa”, dijo.

En busca de otro testigo

El fiscal de distrito Yamil Juarbe pidió a la jueza que se les diera “un tiempo breve para poder entonces localizar otro testigo, recordando que todos esos testigos están bajo la regla, que no estamos permitidos contactarlos porque están bajo la regla. Que nos dé un tiempo razonable para traer un testigo que pueda sentarse hoy a declarar”.

Pero la jueza le ripostó a Juarbe: “Compañero, usted mejor que nadie sabe lo que es estar bajo la regla y bajo la regla no es hacer una llamada y decir por que usted no está en el tribunal. Usted tenía que estar aquí”.

Sin embargo, Juarbe dijo que “en el caso de este lo hicimos. Claro, porque está permitido, pero en el caso de los otros no porque en el plan de trabajo nuestro este testigo iba a tomar el día de hoy y probablemente otro día más. Claro está, le estamos pidiendo su señoría, que obviamente esto no nos había ocurrido en este caso… y que nos permita un tiempo razonable”.  

Empero, la jueza dejó claro que no se “perdería el día”. “Seria esta juez no cumplir con la resolución del Tribunal de Apelaciones, un tribunal superior a mí el cual me está dando instrucciones a que yo tengo que continuar con los procedimientos”.

La jueza -a petición de la fiscalía- declaró ha lugar una solicitud para que se emitiera una orden de mostrar causa de incomparecencia, y decretó otro receso -esta vez hasta las 10:30 a.m.- para que se intentara localizar a algún otro testigo que pudiera acudir al tribunal. “Hay que buscar un testigo”, mencionó la jueza.

En ese sentido, Gordon Menéndez dijo que “no tenemos inconvenientes en concederle el tiempo que ha solicitado el ministerio público para continuar el proceso. Sabemos que aprovecharíamos mucho de esa hora en adelante hasta culminar los trabajos en la tarde de hoy”.

Expresiones de Jensen Medina Cardona en sala 

Durante el receso, Medina Cardona -quien está en libertad bajo palabra- se acercó a sus padres y les comentó: “Si yo no hubiese llegado aquí, ya yo estuviera llegando a (la cárcel de) Bayamón. Ellos están tratando de jugar un juego”. Minutos antes de que este hiciera dicho comentario, se escuchó a la madre del acusado, Mildred Cardona, expresar: “Si hubiera sido el hijo de nosotros rápido lo arrestan”.

Así las cosas, a las 10:30 a.m., se llamó nuevamente el caso en sala, pero el testigo no llegó. Cuando la jueza preguntó a la alguacil de turno si la orden de mostrar causa fue diligenciada, esta informó en sala que había acudido a la residencia del testigo -como parte del diligenciamiento de la orden de mostrar causa-, pero no había nadie en el hogar.

La alguacil añadió que vecinos del área le habían indicado que el testigo no vivía en esa residencia, sino la progenitora de este, María Elena de Castro Font, otra testigo del ministerio público, que fue quien ubicó a Medina Cardona en la salida de Villa Marina en Fajardo, a bordo de una guagua negra y colocándose un arma de fuego en la cintura. De Castro Font testificó el 27 de mayo, siendo la última testigo presentada por la fiscalía.

Testigo no llegó por cuestión de trabajo

Por su parte, el fiscal Beale dijo que logró comunicarse con Avalo de Castro -quien es capitán de barco-, quien le indicó que no había llegado a su cita al tribunal “por gestiones de trabajo no pudo comparecer”. Añadió que el testigo comparecerá el lunes para no solo declarar, sino explicarle al tribunal las razones para su ausencia.

“Nuevamente, presento mis excusas, pero juez hay cosas que están fuera de mi control. Si yo cito a un testigo y el mismo me indica que va a comparecer, o sea yo no lo puedo traer en una carreta, jueza”, dijo Beale.

Ante ello, Gordon Menéndez planteó que entonces la orden de mostrar causa se debía diligenciar en su trabajo, pero se indicó que Avalo de Castro es capitán de barco y estaba en altamar al momento en que se llevaba a cabo la vista. “Dice el fiscal que no lo pueden traer en carreta, pero lo pueden traer con alguaciles arrestado”, sostuvo.