asesinato

HATILLO – El hombre que resultó muerto y los dos jóvenes que resultaron heridos a las 10:43 de la noche de ayer cuando se desató una balacera en la PR-130 en el barrio Capáez, en Hatillo, fueron víctimas inocentes de un individuo celoso que disparó contra los parroquianos que salían del negocio La Reliquia, donde estaba una amiga del victimario.

La joven compartía con otros jóvenes ajenos a las víctimas.

David Orlando Torrado Reyes, de 42 años, murió en el acto al recibir un disparo en la cabeza. Tenía expediente criminal por casos de drogas, armas y agresión contra un agente del orden público.

Dos jóvenes, de 19 y 20 años, resultaron heridos. Mientras, dos mujeres fueron llevadas al hospital al sufrir ataques de pánico.

El agresor viajaba en un Nissan Sentra color anaranjado, que fue hallado quemado cerca del mediodía de hoy en el sector Alto del Cabro, en Arecibo.

Agentes del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Arecibo desarrollan la investigación.