FBI

Llamadas sobre presuntos problemas con los informes de crédito y ofrecimientos para la compra de tarjetas de regalo son parte de los esquemas de fraude más comunes en los que mayormente las víctimas son personas de la tercera edad, indicó la supervisora de la División de Cuello Blanco del Negociado Federal de Investigaciones (FBI), Lorna Vázquez.

“En las estafas de informes de crédito, te dicen que están ahí para ayudarte con unas cuentas atrasadas y empiezan a hacer preguntas como en dónde tienes tus cuentas, la hipoteca, y entonces te dicen que el problema es con una de esas cuentas que le dijiste. Te piden la fecha de nacimiento, la dirección y los cuatro últimos números de Seguro Social y las personas creen que no están cayendo en una farsa”, explicó Vázquez.

Luego, los timadores les indican a sus víctimas que los van a volver a llamar, lo que nunca ocurre. 

Con toda esa información los estafadores solicitan tarjetas de crédito a través del internet. En muchos casos la víctima no se entera a menos que sean personas que estén constantemente verificando su informe de crédito. 

Vázquez comentó que usualmente las personas de la tercera edad no verifican su crédito de forma consistente.

En los esquemas de fraude para que las víctimas adquieran tarjetas de regalo, detalló que los timadores les piden la información de la tarjeta de crédito. Una vez eso ocurre, al FBI se le hace imposible recuperar el dinero.

Otro esquema de fraude utilizado por los timadores es enamorar a la víctima, a la que le dicen que sus hijos tienen una necesidad de dinero y que como son extranjeros no pueden hacer transferencias a sus parientes.

“Les enseñan fotos (de sus familiares) y las historias son muy diferentes, pero todo es lo mismo, historias de necesidad económica y que no tienen acceso a su cuenta. Ahí no se roban el número de Seguro Social, pero sí de la cuenta (bancaria). Hay personas mayores que hipotecan sus casas solamente para ayudar a estas personas y el dinero no se puede recuperar”, señaló Vázquez.

De igual forma, destacó el conocido esquema de fraude de la lotería.

“Esto sigue pasando, no cambia. Te dicen que te ganaste la lotería y si no jugaste no hay razón para ganártela”, indicó Vázquez.