Asesinato Santurce

“Yo soy el responsable del asesinato de los guardia (s). Aquí est(á)”, lee el cartón dejado sobre el cadáver baleado de un individuo hallado a la 1:59 de la madrugada de hoy al lado de un basurero clandestino en la intersección de la calle San José y la marginal del expreso Muñoz Rivera en Santurce.

Las autoridades realizaban gestiones para localizar a los familiares del joven identificado preliminarmente como David Emanuel Rivera Batiz, oriundo de Ponce, quien llevaba un tiempo residiendo en el sector La Colectora, en Santurce.

Diversas fuentes señalaron que Rivera Batiz conoció en Ponce a varios de los fugitivos de la narco organización las FARC, que se ocultaban en esa ciudad. Fue reclutado por las FARC, según las fuentes policiales, y se le vinculaba con el asesinato de Isadora Marie Nieves Cruz, una de las integrantes de esa banda apodada Pinky Curvy, quien fue ejecutada en la avenida Roosevelt, en Hato Rey, en la noche del domingo, 18 de octubre de 2020.

Tras el asesinato de Pinky Curvy, las autoridades ocuparon un automóvil vino, que supuestamente era el utilizado por Rivera Batiz, cerca de la estación del tren urbano Sagrado Corazón, a corta distancia del lugar en el que fue hallado su cadáver en la madrugada de hoy.

Se presume que el individuo, que en el antebrazo derecho tiene un tatuaje grande con el nombre de Sophia, fue quien intentó robarse la motora de uno de los agentes municipales de Carolina, en los trágicos sucesos en que fueron asesinados un miembro del Negociado de la Policía y dos agentes municipales ocurridos en la tarde de ayer.

Tras el asesinato de Pinky Curvy, la Policía obtuvo información de que uno de los gatilleros tenía un tatuaje similar.

Las muertes de los agentes están siendo investigadas por agentes del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) junto a Héctor Quiñones y Nolasco Pérez, del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Carolina.

Los agentes federales y estatales se desplazaron anoche y esta madrugada a distintos puntos del País para tratar de dar con el fugitivo federal Carlos M. Cotto Cruz, apodado Wassa, de 33 años y oriundo de Caguas, quien figura como sospechoso de la matanza de los agentes.

Los agentes respondieron a una llamada de un choque en la urbanización Severo Quiñones, en Carolina. El individuo que provocó el choque abandonó la guagua en que viajaba y al llegar los agentes, comenzó a dispararles con un rifle de asalto, asesinando al agente municipal Luis Salamán Conde, de 30 años.

Un ciudadano atropelló con una guagua al fugitivo, quien se incorporó y perpetró un carjacking, despojando de un Hyundai color blanco a una mujer. Fue perseguido por la PR-26, avenida Baldorioty de Castro, y al llegar a Isla Verde se detuvo y volvió a disparar, hiriendo de muerte al agente estatal Luis Marrero Díaz, adscrito a la Unidad Turística de Isla Verde.

Al continuar su huida, atropelló al agente municipal Eliezer Hernández Cartagena, quien falleció mientras recibía atención médica. También fue atropellado el agente estatal Ángel L. Colón Guevara, quien permanece hospitalizado.

Tras el atropello de los agentes, ciudadanos grabaron con sus teléfonos celulares al individuo que intentó hurtar la motocicleta de uno de los uniformados.

Las autoridades dieron con el Hyundai en la calle Júpiter. El asesino se esfumó en medio de una intensa búsqueda en el residencial Llorens Torres.