En la foto Dr. Segundo Rodríguez.

Entre evasivas y a la defensiva, el coordinador del Puerto Rico Medical Task Force, Segundo Rodríguez Quilichini, responsabilizó ayer al equipo de compras del Departamento de Salud (DS) por las contrataciones irregulares en la agencia e insistió en que su rol consiste en asesorar al gobierno en medio de la emergencia por el coronavirus (Covid-19).

Rodríguez -quien lució en ocasiones contradictorio- indicó que Adil Rosa, exsecretaria auxiliar de Salud; Mabel Cabeza, “exchief of staff” de la agencia; y la analista de compras, Mariel Rivera Rivera, eran las responsables y encargadas del proceso de compras del DS

“Ella (Mabel) siempre estaba con Adil Rosa y con la otra señora (Mariel) Rivera Rivera. Estuvo durante ese pequeño periodo de tiempo, ella estuvo trabajando el área de compras con ellos”, subrayó.

 En medio de la vista investigativa sobre el proceso de compras y contrataciones en el DS, que realiza la Comisión de Salud de la Cámara de Representantes y preside Juan Oscar Morales, Rodríguez trató de distanciarse de la controversia por la fallida compra de un millón de pruebas rápidas de detección del Covid-19 a la compañía Apex General Contractors a un costo de $38 millones

Recalcó que no daba instrucciones relacionadas a compras, que no conocía al licenciado Juan Maldonado, representante de Apex, y que tampoco tenía relación alguna con la compañía. Sin embargo, describió en más de cinco ocasiones la reacción que tuvo cuando Rosa le presentó la propuesta. “Me han echado toda la culpa a mí, que yo soy el culpable de todo”, dijo

“Nosotros no compramos. Nosotros simplemente recomendamos que hacen falta pruebas y nos dicen: ‘tienen un millón de pruebas, que están aquí en cinco días, que son de las buenas, a $38’, pues (dije) ‘dale pa’ lante’. Yo no tengo ningún problema con eso”, aseveró

Sin embargo, reveló que cuando recibió un mensaje de Maldonado expresando la disponibilidad para suplir una serie de productos al gobierno, posteriormente envió dicho contacto a Cabeza

Pero Cabeza, en ese momento, ya no fungía como ‘chief of staff’de la agencia, ya que había sido removida de su puesto el pasado18 de marzo tras discrepancias con la exsecretaria interina de la agencia, Concepción Quiñones de Longo, y movida bajo destaque a La Fortaleza

Aunque Rodríguez dijo en múltiples instancias que no impartía instrucciones sobre los procesos de compras en la agencia, Morales reveló que el coordinador del task force dió instrucciones por medio de mensajes a Rosa. Según el mensaje, con fecha del 25 de marzo, Rodríguez le dice a Rosa: “request para tres millones de pruebas”. Rosa le responde “que solicite tres millones” y Rodríguez indica “aquí hoy y cuadrar las compras con ellos”

Cuando Morales lo confrontó diciéndole que había impartido una instrucción para que Rosa comenzara un proceso de compra de tres millones de pruebas, Rodríguez lo interrumpió para indicar: “no era que comenzara, de que nos consiguiera entre un millón a tres millones de pruebas”

“Yo necesito tres millones de pruebas, entre un millón y tres millones de pruebas y esa es la instrucción que yo le doy. Yo necesito entre un millón y tres millones de pruebas. Así que haga su trabajo señora compradora del DS y haga lo que pueda”, mencionó Rodríguez, al explicar qué fue exactamente lo que quiso decirle a Rosa

Ese mismo 25 de marzo, según Morales, el doctor Juan Salgado, también miembro del task force le dijo a Rosa por medio de mensajes que: “el mensaje es que debemos realizar esto con un proceso ordenado y nos cubramos por todas partes…”. Ante ello, Salgado responde: “dile que te verifique las que vamos a comprar el millón de test por favor”

En el intercambio de mensajes revelado en la vista, Rosa le contesta: “en esas” y Salgado le indica “acuérdate que toda compra final tiene que estar aprobada por Segundo y/o la secretaria de salud (Concepción Quiñones de Longo)”. “Llama a Segundo, quiere el número de track de las vacunas”, agrega

Confrontado con estos mensajes, Rodríguez dijo ayer que “eso no es correcto”. “Yo lo que puedo decirle es que nosotros no hacemos compras”, comentó el también rector del Recinto de Ciencias Médicas (RCM), al insistir que no sabía a qué se refería Salgado en ese mensaje.

 Rodríguez puso en manos del comisionado del Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Nmead), José Burgos, la orden de que se entregaran 500 pruebas de Covid-19 en la sede de dicha agencia, en vez de Salud. Sin embargo, posteriormente dijo que no podía contestar, pues las instrucciones vinieron “de arriba”

“Las instrucciones fueron impartidas por el Nmead, lo recuerdo perfectamente”, quien indicó que Burgos comunicó la orden en una reunión donde estuvieron presentes otros funcionarios, incluyendo a un representante de FEMA y al secretario de Asuntos Públicos de La Fortaleza, Osvaldo Soto

De otro lado, Rodríguez pidió disculpas por haber catalogado este escándalo como “un chisme”. “No volvería a utilizar esa palabra… Para mí es muy triste que se me haya vinculado de esta manera con algo que yo no tengo nada que ver y lo digo aquí bajo juramento”, agregó

Reuniones irregulares 

Por otra parte, el doctor William Méndez, también miembro del task force, indicó que en algunas reuniones de ese equipo de trabajo participaban otros funcionarios que no reconocía. “La verdad que sí”, respondió Méndez, cuando se le preguntó si había visto a Cabeza en una de las reuniones. “Yo no recuerdo haberla reconocido en esa reunión”, agregó

Cita so pena desacato 

Por su parte, Morales anunció que citó so pena desacato a Salgado para este viernes a las 10:00 a.m., y que -en su momento- citará a Cabeza. Más temprano, el abogado Pedro Ortiz, representante legal de Salgado, había notificado que no podía comparecer por compromisos previos.