Tatito Hernández

El presidente de la Cámara confirmó que “no hay votos suficientes en una sola delegación para aprobar” la medida. >Archivo/EL VOCERO

Aunque el Senado aprobó la medida que limitaría el derecho al aborto después de las 22 semanas de gestación, aún no se sabe qué sucederá con la legislación en la Cámara de Representantes, debido a que no cuenta con todos los votos dentro de la delegación del Partido Popular Democrático (PPD).

La delegación del PPD está compuesta por 25 representantes —tras la desafiliación de Luis Raúl Torres— y para aprobarse medidas en la Cámara se necesitan al menos 26 votos.

El presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández, informó ayer a EL VOCERO que hay representantes del PPD que le han confirmado que no respaldarán el proyecto, que obtuvo el martes pasado 16 votos a favor, nueve en contra y una abstención en el Senado.

Hoy habrá dos reuniones, la primera entre Cámara y Senado para especificar las medidas prioritarias en este cierre de sesión. Mientras que la segunda será del caucus de la delegación del PPD, donde se discutirá el futuro del Proyecto 693 del Senado.

“Tenemos que tomar una decisión en cuanto a si atendemos o no la medida, qué vamos a hacer con la medida, si hay ambiente para atenderla. Todo eso se ponderará mañana (hoy), pero va a haber acción. Nosotros vamos a tomar una decisión. Eso sí (lo aseguro)”, expresó Hernández.

El presidente de la Cámara confirmó que “no hay votos suficientes en una sola delegación para aprobar” la medida. “¿Qué va a pasar con la medida? Yo ahora mismo no puedo decir porque verdaderamente nadie ha visto la medida como quedó, y yo quisiera escuchar a los compañeros”, adelantó.

“Hay personas que no le van a votar a favor… porque tienen una posición filosófica. No hay los votos en la delegación del PPD desde el primer día. Desde el primer día hay posiciones suficientemente (claras) para que —si fuera a votación exclusivamente con los votos del PPD— pues que no se apruebe”, abundó.

Precisó que hubiera preferido tener la decisión del Tribunal Supremo federal sobre el caso Roe v. Wade de 1973, que legalizó el aborto en Estados Unidos. En mayo pasado, se filtró un borrador de opinión que sugiere que a principios de año la mayoría de los jueces del Tribunal Supremo federal había votado y apoyado la revocación del estatuto.

“Hubiera preferido tener ya la decisión del Tribunal Supremo (federal) y utilizar esa medida de vehículo para poder subsanar cualquier menoscabo a los derechos de la mujer, y todo lo que se está dilucidando a nivel del tribunal de dejar a los estados el legislar lo que tiene que ver con el asunto del aborto y los derechos de la protección de la maternidad”, planteó.

En la Cámara, contrario a lo ocurrido en el Senado, solo un organismo legislativo estará a cargo de la evaluación de la medida: la Comisión de lo Jurídico. Además, no se tomará una decisión colegiada respecto a la medida cumpliendo con las exclusiones a las reglas del caucus.

“Nosotros tenemos dos exclusiones en nuestras reglas del caucus de la Cámara donde no aplican las determinaciones colegiadas: una es estatus y la otra es el tema religioso. Este tema que se atiende tiene una visión (para) muchos de los compañeros desde el punto de vista religioso”, indicó.

Recibe más información sobre esta y otras noticias. Pulsa aquí si eres usuario de Android o de iPhone.