Departamento de Educación - Montessori

La designada secretaria del Departamento de Educación (DE), Elba Aponte Santos, firmó hoy el nuevo reglamento de la Secretaría Auxiliar de Educación Montessori (SAEM), que establece cómo se regirán las 47 escuelas públicas donde se ha implementado este modelo de enseñanza, en el cual participan actualmente sobre 13,500 estudiantes.

Aponte Santos explicó que el reglamento sería radicado ante el Departamento de Estado y entrará en vigor en 30 días, luego de un período para recibir comentarios. El reglamento de SAEM se adopta en virtud de la Ley 85 de 2018, conocida como Reforma Educativa de Puerto Rico, y la Ley 277 de 2018, la cual estableció la creación de SAEM.

“Es un día histórico para las escuelas montessori. Hoy (ayer) sellamos con nuestra firma lo que ha sido una agenda en favor de los sobre 13,500 estudiantes que participan en las 47 escuelas bajo el currículo montessori. Este nuevo reglamento que se trabajó en conjunto con padres, madres o encargados, recoge todos los reclamos realizados y le brinda una autonomía en favor de la comunidad escolar”, expresó.

Precisamente, Aponte Santos aspira a que haya más ofrecimiento del método montessori en el sistema de enseñanza pública. “Más allá de los estudiantes, el modelo atiende a las familias, que es una de las cosas esenciales. Otro de los puntos esenciales del método montessori y, por el cual lo avalamos es que, trabajan con el desarrollo integral, crean ese balance en ese ser humano”, mencionó la funcionaria.

En una conferencia de prensa realizada en la primera escuela pública montessori establecida en Puerto Rico, la Juan Ponce de León, en Guaynabo, Aponte Santos indicó que el reglamento responde al presentado por la comunidad escolar montessori donde hubo amplia participación de familias, representantes del Instituto Nueva Escuela (INE), directores y guías o maestros montessori.

Añadió que el reglamento garantiza que desde SAEM se seleccione el desarrollo profesional que requieren los guías, la selección de personal, la evaluación de los directores, el acompañamiento en las comunidades para seguir el proceso de transformación y la creación de un nuevo modelo de evaluación en el cual se considera el desarrollo social y emocional del estudiante.

Por su parte, la secretaria auxiliar de SAEM, Rosa Recondo, explicó que el reglamento responde a las necesidades de la comunidad montessori. Asimismo, adelantó que se va a estar estableciendo un presupuesto que conlleva todo lo relacionado con el desarrollo profesional de los guías y el manejo de las escuelas.

“Ese presupuesto nosotros lo presentamos al subsecretario de administración y luego él lo tiene que presentar a OGP (Oficina de Gerencia y Presupuesto), pero estamos ya trabajando de la mano con él”, sostuvo Recondo, quien manifestó que SAEM tiene la gran responsabilidad de continuar trabajando con las comunidades montessorianas para garantizar el andamiaje administrativo y curricular que requiere cada escuela.

En esa misma línea, la senadora Migdalia Padilla, autora de la Ley 277 de 2018 dijo que desde la Legislatura se ha estado trabajando para asignarle los fondos necesarios a las escuelas públicas montessori de la isla.

“Los que me conocen saben que hemos estado trabajando a través de todos estos términos a través de la Comisión de Hacienda y dentro del presupuesto de Educación hay una partida que cae bajo escuelas especializadas. En el caso de montessori, ellos tienen un presupuesto vigente una asignación de $3 millones para a través del INE se nombran los asistentes, más toda la preparación que estos maestros y personal necesitan”, dijo Padilla.

Cabe destacar que, el cuatrienio pasado el DE confeccionó un reglamento para las escuelas montessori. Sin embargo, el mismo fue rechazado por las comunidades escolares por varios factores, incluyendo el que no reconocía la autonomía de SAEM. A raíz de esto, la exgobernadora Wanda Vázquez Garced ordenó al exsecretario de Educación, Eligio Hernández Pérez a retirarlo.

Sin cambios el calendario escolar

De otro lado, el ciclo escolar 2020-2021 culminaría el próximo 2 de junio, según está pautado y pese a que la designada secretaria de Educación ha reconocido que existe rezago académico entre los estudiantes. Aponte Santos respondió ayer si considera suficiente el que se ofrezcan clases los sábados a estudiantes que tienen algún tipo de rezago,

“Yo diría que sería una intervención adecuada y apropiada y es donde nos tenemos que mover, pero sabemos que el cúmulo en términos de tiempo electivo (es mucho). Desde (el huracán) María estuvieron mucho tiempo fuera los estudiantes y para los sismos no se reincorporaron”, mencionó.

A juicio de la funcionaria, tomaría una década atender el rezago y los traumas que presentan los estudiantes en todo su desarrollo integral a causa del huracán María, los terremotos y ahora la pandemia del covid-19. “Esto nos va a tomar una década, ir cayendo en tiempo con nuestros estudiantes por todo lo que ha pasado, con lo que es el área emocional que hay que trabajar. Hemos tenido estudiantes (con) los que tenemos que trabajar esa área emocional”, puntualizó.