Dos semanas después de haber conquistado la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Tokio, la vallista de origen boricua Jasmine Camacho-Quinn finalmente llegó a Puerto Rico para celebrar su histórica gesta con el pueblo y miles de personas salieron a recibirla por las calles de la Isla y brindarle una fiesta gloriosa.

La caravana de Jasmine

Jasmine Camacho-Quinn, acompañada por otros deportistas olímpicos en su recorrido por la Isla. 

A pesar del covid-19, Camacho-Quinn subió a una caravana que salió desde el Aeropuerto Luis Muñoz Marín para celebrarla en una fiesta de oro, que recordó a las mega recepciones por los triunfos deportivos de Félix “Tito” Trinidad, José Juan Barea y Mónica Puig, y de las beldades boricuas en Miss Universe. 

Tras ser recibida por el gobernador Pedro Pierluisi en la escalinata del avión que la trajo desde Orlando hasta la Isla, la vallista dio una conferencia de prensa en el aeropuerto.

“En este momento, es todo nuevo para mí. Estoy muy agradecida por todo, tuve una idea de cómo podría ser [el recibimiento], pero esto es mucho más. Estoy muy agradecida por el apoyo y muchas gracias por venir", dijo la joven de 24 años.

Sobre el emotivo reencuentro con sus padres en la terminal del aeropuerto, Jasmine dijo:“Pensé que iba a ser algo normal, pero no había visto a mis padres como en dos meses y ver su sonrisa en los rostros, me llenó los ojos de lágrimas. Significa mucho para mi”.

Jasmine Camacho-Quinn

Jasmine Camacho-Quinn al bajar del avión que la trajo a Puerto Rico. 

Consultada sobre lo que significa para ella representar a las mujeres y niñas negras en Puerto Rico, Jasmine aseguró: "Las representaciones importan. Estoy muy agradecida de poder representar a los puertorriqueños negros".

Jasmine y su medalla

Jasmine Camacho-Quinn muestra su medalla de oro durante la conferencia de prensa en el aeropuerto. 

Durante la conferencia, la atleta aprovechó para agradecer tambien el apoyo que ha recibido desde que comenzó su carrera profesional y en especial este año. Y destacó "el amor y el apoyo de mi familia que han estado siempre para mi". 

La caravana de Jasmine

La caravana de Jasmine Camacho-Quinn por las calles de Puerto Rico. 

"Esta año es para ellos. Quería traer la medalla a casa y trabajé para ello", dijo Jasmine quien dijo que no podía dejar que en Tokio volviera a ocurrir lo que le pasó en los Juegos de Río 2016. 

En aquel entonces, la vallista se quedó sin el oro al tropezar durante la semifinal de los 100 metros con vallas. Para evitar que eso pasara otra vez, Jasmine aseguró que "entrenó muy duro este año".

Camacho-Quinn llegó a las 10:06 a.m. al aeropuerto de Carolina, desde donde comenzó la caravana este mediodía, pasando por San Juan y finalizando en Trujillo Alto.

La ruta tuvo su punto de salida desde la avenida Baldorioty de Castro (PR-26), esquina avenida Los Gobernadores.

En el camino, los conductores frenaron los carros, se bajaron a saludarla y a tomarle fotos, mientras tocaban bocina y hasta hacían ondear banderas boricuas. Algunas mujeres, lucieron una flor de maga, la misma que Jasmine lució en la ceremonia de premiación en Tokio y que su madre se puso hoy para recibirla en un fuerte abrazo. 

La caravana de Jasmine

Una mujer muestra orgullosa una flor de maga, la misma que Jasmine Camacho-Quinn usó en la premiación de Tokio. 

Muchas personas se subieron a los puentes a la altura de Isla Verde para expresarle apoyo y admiración a Jasmine, quien estuvo acompañada por otros deportistas olímpicos en el trolley que los paseó por la Isla, muy custodiado por motos de la Policía y vehículos oficiales. 

Mientras miles se tiraron a las calles para homenajearla, otros saludaron desde los balcones de sus apartamentos viendo a Jasmine tomar fotos, sorprendida por la belleza de los paisajes boricuas que aparecían frente a ella como la Laguna de Condado. 

La caravana de Jasmine

Miles de boricuas salieron a las calles a saludar a Jasmine Camacho-Quinn a lo largo del camino de la caravana. 

Divertida, Jasmine esquivó las ramas de los árboles que se topó en el camino de la caravana, recibió a niños que subieron espontáneamente al vehículo y hasta hizo llamadas con amigos para que vieran lo que ella estaba experimentando. 

Luego, la caravana siguió por la avenida De Diego (PR-37) hacia el área de Minillas y doblando por la avenida Ponce De León (PR-25) rumbo a Miramar.

Durante el trayecto entró en la isleta de San Juan, siguiendo hacia El Escambrón y continuando la ruta hacia el Viejo San Juan hasta la altura de la Plaza Colón.

La ciclovías se llenaron de ciclistas que la acompañaron con aplausos, gritos de aliento y alegría. En poco menos de dos horas, Jasmine había conquistado el corazón de los boricuas. 

Al llegar a la Plaza Colón, la caravana hizo un viraje hacia la izquierda para tomar la avenida Constitución y realizar una parada de unos minutos frente a la Casa Olímpica, donde Camacho-Quinn se bajó de la carroza para saludar a unos niños, firmar autógrafos y sacarse fotos con ellos. 

La caravana de Jasmine

Boricuas, a la vera del camino por donde transitó la caravana de bienvenida de Jasmine Camacho-Quinn. 

La ruta continuó hasta la altura de la avenida Fernández Juncos (PR-35) en unión con la avenida Muñoz Rivera (PR-1). Luego, atravesó la zona de la Milla de Oro antes de realizar un desvío hacia la avenida Jesús T. Piñeiro (PR-17) para tomar el Expreso de Trujillo Alto (PR-181) rumbo al Pueblo de los Arrecostaos.

Al son de batucada

En Trujillo Alto, el pueblo natal de la madre de Camacho-Quinn – María Milagros – tuvo un recibimiento con batucada, zanqueros y música al son de plena en el puente histórico. Además, el alcalde José Luis Cruz realizó un breve acto de bienvenida en el que le entregaron una placa de reconocimiento y le dejaron en claro que sienten por ella "orgullo trujillano".

La caravana de Jasmine

Jasmine Camacho-Quinn, acompañada por otros deportistas olímpicos en su recorrido por la Isla. 

La caravana hizo un recorrido corto por el pueblo de Trujillo Alto para culminar la celebración que los boricuas parecían no querer que terminara. La fiesta estaba servida y todos querían seguir agasajando a la reina de la jornada. 

Mañana, Camacho-Quinn será recibida por el gobernador Pedro Pierluisi en La Fortaleza y homenajeada por la Legislatura en el Hemiciclo de la Cámara de Representantes.