Virus Outbreak Moderna Vaccine Booster

El panel de asesores de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) votó por unanimidad para recomendar una vacuna de refuerzo de Moderna para las personas mayores de 65 años, los adultos con otros problemas de salud, los trabajos o las situaciones de vida que los ponen en mayor riesgo de contraer covid-19.

La recomendación no es vinculante, pero es un paso clave para ampliar la campaña de dosis de refuerzo en Estados Unidos a millones de personas más. Muchas individuos que recibieron las vacunas iniciales de Pfizer hace al menos seis meses ya están recibiendo un refuerzo después de que la FDA autorizara su uso el mes pasado.

En cuanto a la dosis, la vacunación inicial de Moderna consiste en dos inyecciones de 100 microgramos. Pero Moderna dice que una sola inyección de 50 microgramos debería ser suficiente para el refuerzo.

La agencia convocó a sus expertos el jueves y el viernes para que sopesaran quién debe recibir refuerzos y cuándo para las personas que recibieron las vacunas de Moderna y Johnson & Johnson a principios de este año.

La FDA utilizará las recomendaciones de sus asesores para tomar la decisión final sobre los refuerzos de ambas compañías. Suponiendo que la decisión sea positiva, aún queda otro obstáculo: la semana que viene, un grupo de expertos convocado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) ofrecerá más detalles sobre quién debe recibir la vacuna.

Ya hay millones de personas que recibieron sus vacunas iniciales de Pfizer hace al menos seis meses y que están recibiendo un refuerzo. El jueves, los asesores de la FDA evaluaron las pruebas de que también se deben ofrecer refuerzos de Moderna, y el viernes abordarán la misma cuestión para los que recibieron la vacuna de Johnson & Johnson.

Las autoridades estadounidenses subrayan que la prioridad es inocular a los 66 millones de personas no vacunados que cumplen los requisitos para recibir la inmunización, es decir, los que corren más riesgo, ya que la variante delta del coronavirus se ha propagado masivamente por todo el país.

"Es importante recordar que las vacunas siguen proporcionando una fuerte protección contra resultados graves" como la hospitalización y la muerte por covid-19, dijo el jefe de vacunas de la FDA, el Dr. Peter Marks.

Pero Marks dijo que también ha quedado claro que la protección contra las infecciones más leves disminuye con las tres vacunas contra el coronavirus que se utilizan en EE.UU. Y animó al grupo consultivo a considerar si las pruebas respaldan recomendaciones de refuerzo similares para todas ellas, ya que eso "crearía la menor confusión" para el público.

¿Cuáles son las pruebas de que la protección de la vacuna Moderna está disminuyendo? Cuando la variante delta se disparó en julio y agosto, las personas que se habían vacunado más recientemente presentaban una tasa de infecciones "de avance" un 36% menor en comparación con las que se habían vacunado hace más tiempo, dijo la Dra. Jacqueline Miller, de Moderna, a los asesores de la FDA.

Un estudio realizado en 344 personas descubrió que la inyección de refuerzo seis meses después de la vacunación inicial restablecía los anticuerpos que combatían el virus a los niveles observados después de la última dosis de los receptores, y eso incluía grandes saltos en los anticuerpos capaces de atacar la variante delta, dijo Miller.

Un efecto secundario muy poco frecuente de las vacunas de Moderna y Pfizer es la inflamación del corazón, sobre todo entre los hombres jóvenes poco después de la segunda dosis, y una pregunta persistente es si otra dosis podría provocar más casos. El estudio de refuerzo de Moderna no fue lo suficientemente amplio como para detectar un riesgo tan raro.

Pero Israel comenzó a ofrecer los refuerzos de Pfizer antes que los Estados Unidos y a una mayor parte de su población. El jueves, la Dra. Sharon Alroy-Preis, del Ministerio de Sanidad israelí, dijo al grupo de expertos de la FDA que, después de 3.7 millones de dosis de refuerzo administradas, no hay indicios de que la inyección adicional sea más arriesgada, a pesar de una intensa investigación sobre la inflamación del corazón.

En Estados Unidos, los científicos están divididos sobre quién necesita exactamente los refuerzos y su propósito: si son necesarios sobre todo para las personas con riesgo de enfermedad grave o si deberían utilizarse también para intentar reducir las infecciones más leves. Mientras que los refuerzos de Pfizer son sólo para ciertos grupos de alto riesgo de los estadounidenses, los funcionarios israelíes atribuyen el uso más amplio de refuerzos en su país para frenar el aumento del delta.

"No me cabe duda de que la ruptura de la curva se debió a la dosis de refuerzo", dijo Alroy-Preis en respuesta a los asesores de la FDA que señalaron que en otros países se había producido una reducción de los casos de la variante delta sin el uso generalizado de refuerzos.

Al comenzar las deliberaciones del jueves, los asesores de la FDA destacaron una cuestión confusa: Las personas con sistemas inmunitarios gravemente debilitados ya pueden recibir una tercera dosis completa de la vacuna Moderna poco después de las vacunas iniciales, por lo que se plantea la cuestión de si también deberían recibir un refuerzo, que sería su cuarta dosis.