Violencia de género

La gobernadora Wanda Vázquez en enero pasado durante la firma de un proyecto senatorial para enmendar la Ley 54 de Prevención e Intervención con la Violencia Doméstica, junto a la procuradora de las Mujeres, Lersy Boria. >Brandon Cruz González/EL VOCERO

La repartición de culpas por la falta de mayor acción contra los actos de violencia machista en lo que va de año ha variado desde señalamientos de inacción hasta la falta de fondos, pero el regaño desde La Fortaleza no estuvo acompañado de la declaración de un estado de emergencia que urgen varios sectores para atender esta problemática.

Para la procuradora de las Mujeres, Lersy Boria, la erradicación de la violencia contra las mujeres en Puerto Rico no llegará “filosofando ni hablando”, pero sí podría atenderse con más fondos y recursos que —aseguró— no reciben desde que ocupó la silla en 2018.

“Tenemos que invertir en nuestras mujeres, no podemos resolver la erradicación de la violencia con conferencias de prensa ni con un tuit. Así no se resuelve la erradicación de la violencia”, reclamó Boria en entrevista con EL VOCERO. “Yo vine aquí a trabajar, así que hay que trabajar más y hablar menos”, señaló.

Boria indicó que desde 2011 la Oficina de la Procuradora de las Mujeres (OPM) ha sufrido una reducción de $1 millón en su presupuesto, lo que ha redundado en que ahora solo tenga 17 empleados de carrera, una merma de 70% en comparación a 2009.

“Desde el 2018 —cuando llego a la silla— no ha habido un dólar adicional para invertir en nuestras mujeres”, señaló Boria, quien permanecerá en su puesto hasta junio de 2021.

La procuradora de las Mujeres está ahora enfrentada con la gobernadora Wanda Vázquez, quien ayer planteó que Boria puede hacer más de lo que ha hecho hasta el momento.

“Tengo que reconocer al pueblo de Puerto Rico que no era lo esperado. Hubiese esperado un poco más, que fuera más vocal, que diera la oportunidad de dar la confianza a todas las mujeres y las jóvenes para que se acercaran a la Oficina de la Procuradora”, precisó en conferencia de prensa desde Guánica.

Vázquez, quien también ocupó la posición de procuradora de las Mujeres, le pidió a Boria —en llamada telefónica el martes— “que sea vocal”. También le ordenó que colabore con el Negociado de la Policía en la elaboración de un plan, “para que sepa el pueblo de Puerto Rico dónde se encuentran esas mujeres”.

Boria expuso a este medio que las conversaciones con la gobernadora en los pasados meses se han limitado a esa llamada, pues no se han reunido para discutir la falta de fondos en la OPM ni el alza en los casos de violencia de género.

“Nosotros nos enrollamos las mangas para trabajar, no tengo tiempo de estar escribiendo tuits”, refutó Boria. “Se está minimizando la problemática de la violencia de género y somos muy pocos los que día a día nos levantamos con el fiel compromiso de erradicarla”, abundó.

Llamado urgente por más fondos

Aunque afirmó que han aumentado en un 110% los servicios desde 2018, la procuradora de las Mujeres fue enfática en la necesidad de que la Junta de Control Fiscal asigne fondos adicionales para la contratación de más empleados, para lanzar más campañas de orientación y elevarlas a otras plataformas fuera de las redes sociales.

El portavoz del ente rector, Edward Zayas, informó a EL VOCERO que en el año fiscal 2021 solo han recibido de la OPM un pedido de reprogramación presupuestaria por $80 mil, para “servicios profesionales y compra de equipo”. Sin embargo, afirmó que la OPM no ha solicitado fondos adicionales.

“En cuanto al presupuesto, para el año fiscal 2020 el mismo fue de $2,019,000. Para el año fiscal 2021 es de $2,014,000, una diferencia de solo $5,000”, detalló.

En pausa el estado de emergencia

Grupos y organizaciones defensoras de las mujeres han solicitado reiteradamente que el gobierno declare un estado de emergencia para atender la crisis de violencia de género.

Boria dijo desconocer cuándo —si en efecto— la gobernadora declarará un estado de emergencia a raíz de los 30 feminicidios, los seis asesinatos por violencia de género y las 20 mujeres —12 de ellas menores de edad— que continúan desaparecidas en lo que va del año.

“Mi llamado es a que se implemente el nombre que le quiera poner la gobernadora, pero que se implementen fondos para erradicar la violencia… Siempre lo he dicho, si no hay fondos dentro de la orden que ella emita, no estamos haciendo nada”, puntualizó.

Faltas de ambos bandos

En la imputación de culpas de parte y parte no se ha hablado de las mujeres menores de edad que continúan desaparecidas. Algunas de ellas son: Dilayla Torres Cortés, de 15 años; Angely Marie Márquez Pérez, de 17 años y Aneira Suhei Moreno Ortega, de 17 años.

Para la directora ejecutiva de Proyecto Matria, Amárilis Pagán, tanto la gobernadora como la procuradora de las Mujeres han fallado a la hora de tomar acción contra la violencia de género en la Isla.

“No ha sido declarada una emergencia por la gobernadora, ni ha sido tratada como una emergencia por la procuradora. Quienes únicos han reaccionado a esto como si fuera una emergencia son las organizaciones que atienden a mujeres, porque en el día a día estamos viendo la gravedad de los casos”, acotó.

Pagán puntualizó que —aunque no lo ve como una excusa— Boria recibió una OPM “desmantelada por Wanda Vázquez”.

Por otro lado, lamentó que el gobierno y la ciudadanía se olvide de la violencia hacia las mujeres hasta que surgen varios casos en una semana. “Se les olvida que entre medio de esos tres casos que hubo en una semana han habido cientos de casos de mujeres que no fueron asesinadas, pero han sido agredidas sexualmente, agredidas en sus casas, maltratadas emocionalmente”, añadió.

“Un decreto de un estado de emergencia permitiría que esas mujeres puedan recibir ayuda antes de convertirse en una estadística”, aseveró.

“El asunto de la violencia hacia las mujeres no se puede utilizar para hacer relaciones públicas, ni por parte de una oficina gubernamental ni por la gobernadora de Puerto Rico. Tienen las propuestas en sus escritorios desde hace años”, puntualizó.

*La periodista Ayeza Díaz colaboró en esta historia.