gato

La obesidad es uno de los problemas de salud de mayor amenaza entre perros y gatos. Según una encuesta clínica por el Association for Pet Obesity Prevention, en el 2018 el 60% de los gatos y 56% de los perros están considerados como obesos.

Al igual que en el caso de los humanos, la obesidad en las mascotas trae riesgos de enfermedades ortopédicas, respiratorias y cardíacas, así como problemas en sus articulaciones, incontinencia urinaria y diabetes. El sobrepeso afecta su calidad y expectativa de vida.

A diferencia de los humanos, las mascotas no tienen control sobre su dieta. En su caso, la mayor parte de las veces, el sobrepeso es ocasionado por la falta de actividad física y la sobrealimentación de parte de los dueños. Se puede reconocer que una mascota está en sobrepeso si la cintura es apenas visible y las costillas imperceptibles. Si este es el caso, debe llevar a la mascota a su médico veterinario licenciado y colegiado para una evaluación. Este especialista tomará en consideración la raza y la edad del animal, así como su estado de salud y factores de riesgo.

Es de suma importancia saber la cantidad de alimento que le damos a nuestras mascotas, por ende, debe medir el alimento servido a las mascotas con una taza de medir lo cual le ayudará saber si los está sobrealimentando. Otras recomendaciones son; la selección adecuada del alimento, así como la reducción en las cantidades que servimos, y comenzar a realizar actividad física. Animales como los perros necesitan ejercitarse diariamente para fortalecer músculos, huesos y tener un sistema inmune saludable.

Se recomienda diseñar para la mascota una rutina diaria que incluya caminatas de veinte minutos al día o más, lanzar objetos para la búsqueda del animal o nadar. De no tener un gran beneficio con estas recomendaciones, su médico veterinario le puede recomendar dietas recetadas diseñadas para la reducción de peso.

En el caso de los gatos, los factores que influyen en el sobrepeso son la alimentación, la raza, y la edad, además de la falta de actividad física. Al igual que en los perros, la alimentación es importante para evitar la obesidad por lo que no se le debe dar comidas entre otras, y proveer alimentos saludables en las porciones indicadas por el médico veterinario.

Para aumentar la actividad física de los gatos, puede incorporar el uso de juguetes, inclusive utilizar dispensadores de comida, en forma de rompecabezas o que liberan comida según el animal interactúa con el juguete. También pueden colocar los platos de comida en torres de descanso de niveles altos, utilizar juguetes que promuevan a los gatos que los persigan, y hasta una simple bolsa de papel, ya que a ellos las encuentran divertidas.

Para más información, puede llamar al Colegio de Médicos Veterinarios de Puerto Rico al 787-249-5304.