servicarro

 

El número de personas que obtienen un resultado positivo a alguna prueba de Covid-19 aumenta diariamente. En la entrevista que me realizó este diario y publicada el pasado sábado, advertí que mientras más pruebas se realicen, más resultados positivos vamos a obtener. Conviene entonces describir cómo se realizan las pruebas de Covid-19 e interpretar cómo funcionan los métodos de diagnóstico.

Actualmente, el Departamento de Salud de Puerto Rico procesa diariamente la prueba de Covid-19 por metodología molecular -conocido en inglés como Real-Time PCR- mayormente a pacientes que se encuentren en ambiente de hospital. Como parte de la prueba, un profesional de la salud le toma muestras al paciente insertando por unos segundos un palillo en el área de la nariz (muestra de nasofaringe) y/o en el fondo de la garganta (orofaringe). La muestra se guarda en un medio especial y se envía al laboratorio de Salud, donde se somete a una serie de procedimientos detallados y se le añaden unos reactivos con el fin de amplificar material genético específico para el Covid-19. La presencia de material genético del virus en la muestra que se le tomó a una persona se reporta como un resultado positivo y es indicativo de que esa persona está contagiada por el virus. El resultado está disponible en 24 a 48 horas. Algunos municipios y laboratorios están realizando la prueba por metodología similar, pero la procesan a través de laboratorios de referencia fuera de Puerto Rico, por lo cual el resultado se puede demorar entre 3 a 7 días. Sin embargo, pueden ser una opción de utilidad para pacientes que se encuentran fuera del ambiente de hospital.

Con la demanda que hay en toda la nación por pruebas diagnósticas, se ha documentado una escasez en los materiales y reactivos químicos que se necesitan para hacer la prueba molecular. Por eso se ha hecho énfasis en que la prueba molecular debe tomarse únicamente en aquellos pacientes que tienen síntomas y en algunos pacientes asintomáticos (sin síntomas) que han tenido contacto cercano a personas con la enfermedad confirmada.

Recientemente la gobernadora Wanda Vázquez Garced anunció la adquisición de 200,000 pruebas rápidas (“rapid tests”) que deben estar próximas a llegar a la Isla. Las pruebas rápidas para Covid-19 se basan en la detección de anticuerpos (defensas) en sangre que surgen cuando una persona entra en contacto con el virus. Los anticuerpos pueden ser tempranos (conocidos como IgM) o más tardíos (conocidos como IgG). Esta prueba rápida se hace con una muestra de sangre, por lo que requiere un pinchazo, y se indica que un resultado positivo debe confirmarse con un método alterno (como la prueba molecular), pero la ventaja principal de esta prueba rápida es que, como su nombre indica, el resultado está disponible en minutos u horas.

Confirmar el diagnóstico a través de pruebas de laboratorio es importante para determinar el manejo del paciente, pero también nos permite cuantificar la magnitud de la enfermedad en Puerto Rico y nos ayuda a identificar qué áreas geográficas están siendo más afectadas. Mientras muchos científicos trabajan en el desarrollo de pruebas diagnósticas y tratamientos (que podríamos describir en una próxima ocasión), los profesionales de la salud laboramos a nivel clínico y epidemiológico para atender esta emergencia, y todos los ciudadanos atendemos las recomendaciones de las autoridades. Entre estas recomendaciones se destacan la higiene de manos y el distanciamiento social. Quedarse en casa disminuye la exposición a personas contagiadas y evita la diseminación del virus, por lo cual se convierte en nuestra mejor herramienta contra la enfermedad.

Todos tenemos que dar nuestro máximo esfuerzo. Combatir el Covid-19 es una tarea de equipo. Este virus lo paramos unidos.

El autor es catedrático asociado de la Escuela de Medicina de la UPR. Además, es vicepresidente de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de PR y miembro del Puerto Rico Task Force Covid-19.