Estadidad

La estadidad obtuvo 216,223 votos más que el PNP en el referéndum del 3 de noviembre. >Archivo/EL VOCERO

Ha llegado el momento de hacer de nuestra ciudadanía americana una completa en todos los aspectos. No es momento de solo conmemorar una ciudadanía a medias, es tiempo de acción, de culminar lo que se empezó en 1917 con la entrada en vigor de la Ley Jones-Shafroth —comúnmente conocida como el Acta Jones— la cual otorgó la ciudadanía americana a las personas nacidas en Puerto Rico.

Tenemos que dejar claro que el Acta Jones fue una ley de transición hacia la igualdad que únicamente se logra con la estadidad. En 1912, Woodrow Wilson hizo campaña para la Presidencia de los Estados Unidos con la promesa de otorgarle a Puerto Rico la ciudadanía americana como preludio a la igualdad. Recortes de periódicos de la época señalan precisamente eso: que la Ley ‘sería un puente a la admisión de Puerto Rico como estado’. En 2004, el reconocido historiador holandés y uno de los más prestigiosos expertos en el tema de la política en la cuenca del Mar Caribe, Gert Oostindie, publicó uno de los libros más detallados y concretos sobre la trayectoria política de las islas del Caribe, incluyendo a Puerto Rico. En ese escrito, titulado Descolonizando al Caribe: Políticas Holandesas en Comparación con la Prospectiva, el autor declara que la Ley Jones era una ley ‘transicional hacia la admisión’.

Unos 104 años después, continúa la espera. Por eso no es tiempo de solo celebrar, es tiempo de actuar. Las cosas han cambiado dramáticamente a favor de la estadidad en la pasada década en la capital federal. Tanto es así que hasta el presidente Joe Biden apoyó públicamente la estadidad para Puerto Rico durante una entrevista con un medio de noticias local en octubre pasado. Este histórico apoyo debería hacer el proceso legislativo en el Congreso para viabilizar la admisión uno más fácil, especialmente con ambas cámaras bajo la dirección del partido de gobierno.

Hoy nuestra comisionada residente en Washington, Jenniffer González, junto a un grupo de congresistas republicanos y demócratas, estará radicando un proyecto de ley que establece un plebiscito vinculante de estadidad y la admisión no más de 12 meses después de esa votación.

Hago un reclamo a todos los congresistas a que apoyen esa medida de justicia social en la Isla. No aceptaremos menos de ello. 

Algunos han argumentado que Puerto Rico necesita estabilizarse económicamente antes de pedir la estadidad. Pero ese postulado falla en reconocer que ha sido precisamente la situación colonial del territorio la que ha generado el estado de dependencia y crisis fiscal en Puerto Rico, como consecuencia del estancamiento económico, la ausencia de poderes del gobierno territorial y las medidas unilaterales implantadas por el gobierno federal.

Podemos arreglar las finanzas hoy y en cinco años estar otra vez en el camino a la quiebra porque sencillamente no tenemos los poderes para establecer una economía que responda a nuestras realidades en términos de recursos naturales y humanos. Viviríamos de crisis en crisis y eso no es aceptable.

El Congreso tiene que responder y se hace aprobando la ley de admisión que la compañera comisionada residente estará radicando.

La igualdad para los ciudadanos americanos que vivimos en Puerto Rico es un asunto de derechos civiles, uno de justicia social ante la realidad que la actual condición colonial ha sumergido a nuestra isla en un limbo social y económico jamás experimentado por jurisdicción alguna en el hemisferio americano. Al momento de que se otorgue la igualdad, la estadidad a Puerto Rico, nuestro pueblo tendrá las herramientas necesarias para crear una economía vibrante y permanente, una justicia social única en nuestra historia y un despunte sin precedentes en la calidad de vida de todos los residentes de la Isla.

Hoy, 2 de marzo, sí celebramos la otorgación de la ciudadanía americana, pero aprovechemos este momento para exigir nuestro derecho, que se otorgue la ciudadanía completa durante este cuatrienio. Contacte a los congresistas mediante mensajes en las redes sociales, correos electrónicos y hasta cartas; dejémosle saber que en Puerto Rico queremos celebrar el Día de la Ciudadanía Completa, el Día de la Admisión. Eso se logra con la aprobación del acta de admisión.