Redacción

Este pasado miércoles tuvimos la oportunidad de ofrecer una conferencia en el Congreso Educativo de la Asociación de Educación Privada de Puerto Rico. Decidimos compartir con nuestra audiencia, maestros y directores de escuelas, la importancia de desarrollar centros de redacción en las escuelas. Como hemos expresado en múltiples ocasiones en este foro, somos firmes creyentes de que la única manera de desarrollar la comunicación escrita en nuestros estudiantes es iniciándolos desde los primeros grados y poniendo en práctica el proceso de redacción, que nada tiene que ver con la enseñanza de la gramática. Por eso, la importancia de los centros de redacción en los que los estudiantes tienen la oportunidad de trabajar con sus escritos junto a un tutor que le puede proveer recomendaciones para desarrollarlos o mejorarlos.

Los centros de redacción contribuyeron a transformar la enseñanza de la redacción a partir de los años setenta. Fue precisamente en esa época cuando se empezó a enseñar la redacción como un proceso y como una herramienta para el aprendizaje. Diversas investigaciones revolucionaron el concepto tradicional de los laboratorios de lenguas, mayormente de tipo remedial, muy comunes en las universidades. Tradicionalmente el laboratorio de lenguas fue obligatorio para aquellos estudiantes que después de tomar su primer examen demostraban que no dominaban las destrezas básicas. Entiéndase por esto gramática y ortografía, generalmente. El estudiante tenía que acudir entonces a realizar ejercicios prácticos de esas destrezas hasta que las dominara. La realidad era que, por lo general, año tras año pasaba lo mismo y nunca llegaban a “dominarlas”. Como no habían “aprendido a escribir” según las concepciones sobre la enseñanza de la lengua, no podían todavía “empezar a escribir”. El proceso de redacción y, por ende, la creación de centros de redacción permitió que se pudiera escribir antes de “aprender a escribir”.

La meta de los centros es trabajar con el estudiantado de todas las disciplinas y los diversos escritos que producen en los cursos. El centro, la misma palabra lo sugiere, es un lugar que invita al estudiante a reunirse, a encontrarse con la redacción de una manera más natural, como verdaderamente ocurre, como un proceso, de ahí que las reuniones, las tutorías individualizadas que se llevan a cabo son el componente principal.

Algunas recomendaciones para iniciar un centro de redacción:

1. Visite diversos centros de redacción. Estudie sus diferentes modelos. Están invitados a visitar el nuestro en la Inter Metro.

2. Documéntese sobre el tema. Vea la bibliografía que recomienda la International Writing Centers Association (Asociación Internacional de Centros de Redacción).

3. Haga una búsqueda en Internet sobre los centros de redacción o de escritura existentes. Hay abundantes artículos escritos en español. También pueden visitar la página de la Secondary Schools Writing Centers Association.

4. Empiece a pensar en las contestaciones a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál será la filosofía y la misión del centro?
  • ¿Dónde se ubicará?
  • ¿Quién lo dirigirá?
  • ¿Quiénes serán los tutores? ¿Cómo se seleccionarán? ¿Quién los adiestrará? ¿Cómo serán los adiestramientos?
  • ¿Quiénes serán los usuarios del centro?
  • ¿En qué horario funcionará el centro?
  • ¿Cuáles serán las normas del centro?
  • ¿Cómo se llevarán los récords de los tutorados? ¿Qué información se necesitará recopilar? ¿Para quién? ¿Con qué propósito? ¿Cuándo?
  • ¿Qué equipo se necesitará?

5. Redacte las metas y el enunciado de la misión del centro tomando en cuenta la estructura y la misión de su institución.

6. Redacte un plan de trabajo para el centro en el que estipule las metas para el primer año.

Contar con un centro de redacción y con un buen grupo de tutores es una excelente oportunidad de ayudar al estudiantado a dominar la comunicación escrita. Por eso, nos sentimos muy contentas de saber que el Centro de Redacción de la Academia Interamericana Metro va viento en popa y de haber compartido con un grupo de maestros y administradores en el Congreso de Escuelas Privadas que se sintieron llamados a comenzar el proceso de documentarse para desarrollar un centro en sus escuelas. ¡Éxito!