Dinero

Restituir por completo la transferencia de $165 millones del exceso en ahorros de la Corporación del Fondo del Seguro del Estado (CFSE) hacia la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y a la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) para bajar el costo de la factura de luz y agua es obligatorio.

En las próximas horas, la Asamblea Legislativa se apresta a atender el Proyecto de la Cámara 1387 —una iniciativa del gobernador, Pedro Pierluisi, conversada con este servidor y el actual presidente de la Cámara de Representantes, Rafael ‘Tatito’ Hernández— el cual tiene como objetivo enfrentar la histórica alza en los precios del combustible causada por la tasa de inflación (8.56 %) más alta en 45 años y la invasión de la Federación Rusa a Ucrania.

A diferencia de otras instancias en las que una administración “pidió” prestado a la CFSE dinero para cuadrar presupuestos o pago de gastos recurrentes —como sucedió en 2013 con el Proyecto de la Cámara 1064 (Ley 43-213), el cual tomó $40 millones de la reserva del Fondo para “apoyar el presupuesto 2013-2014— nosotros fuimos claros y específicos: solo se transfiere del exceso en ahorros y por un tiempo límite; en síntesis, no afecta la salud fiscal de la CFSE —la cual se encuentran en su mejor estado en décadas— y se pagará completo mediante un mecanismo de transferencia.

La CFSE realiza un servicio muy importante a favor de los trabajadores lesionados y los patronos de Puerto Rico. Las medidas de eficiencia y buena administración establecidas desde 2017 han hecho que el Fondo supere toda proyección de ingresos y cuente ahora mismo con excesos.

En este momento nos compete ayudar a las familias puertorriqueñas acechadas por los altos costos de vida y la reducción en el valor adquisitivo de sus ingresos.

Ese es nuestro compromiso, bajar los costos de luz y agua y pagar al Fondo; eso es lo que vamos a hacer.

Nuestra gente está viviendo tiempos bien difíciles, con marcados aumentos en el combustible, desde el pago de sobre $1.30 por litro de gasolina regular, hasta incrementos en artículos comestibles y de primera necesidad, entre otros. Un aumento en la factura de energía eléctrica y agua potable sería devastador en estos momentos.

Los $145 millones que van para la AEE se utilizarán para bajar la factura con el pago de combustible. Igual sucederá con los $20 millones que se dirigirán a la AAA, la cual compra combustible para mover sus maquinarias que generan el agua potable y operan los sistemas de bombeo y alcantarillado. Este dinero va hacia la gente, de forma directa e inmediata.

Ayudar al pueblo es esencial en el servicio público y este proyecto de ley es la herramienta que tenemos.

Vamos a abogar por la aprobación de este proyecto y si la Junta de Supervisión Fiscal levanta reservas sobre el mismo, las vamos a disipar porque si algo tiene que quedar claro es que no aguantamos aumentos más ante la realidad de una inflación única en el mundo.

Recibe más información sobre esta y otras noticias. Pulsa aquí si eres usuario de Android o de iPhone.