Lupa

A través de estas páginas hemos exigido del gobierno actual y de los anteriores, así como de sus agencias y corporaciones, total y absoluta transparencia.

Son muchos los casos en que la falta de transparencia en el manejo de la cosa pública ocasiona una mayor desconfianza de parte de la ciudadanía, lo que lacera aún más la relación entre el gobierno y el pueblo.

Y aunque con el tiempo la información que debió ser provista por los funcionarios públicos salga finalmente a la luz pública —luego de los reclamos y de pasar mucho más tiempo del requerido— todo el proceso deja un mal sabor y una desconfianza que el pueblo no puede ocultar.

Asimismo, los arrestos y declaraciones de culpabilidad de alcaldes minan la confianza —ya debilitada— de la ciudadanía, porque a nivel municipal también falta transparencia.

Por otro lado, el reciente caso de la muerte de la reclusa Shannet Colón Ponce ha levantado una gran cantidad de interrogantes, que ninguna de las partes envueltas en la investigación ha sido capaz de contestar luego de transcurridos 21 días de su fallecimiento.

Nos preguntamos, ¿cómo es posible que haya pasado tanto tiempo y que la secretaria del Departamento de Corrección y Rehabilitación, Ana Escobar, de repente cambiara su postura acerca de las declaraciones que ya había emitido, sin que su explicación fuera lo suficientemente convincente?

Las dudas que rodean este caso son muy serias y es necesario y urgente que sean aclaradas de inmediato. El Instituto de Ciencias Forenses pidió que confiaran en ellos, que harían el trabajo que les corresponde, para emitir los resultados de la autopsia —y así debe ser— pero ya deberíamos tener el informe para disipar dudas y para la tranquilidad de la familia de Shannet.

Todos estos casos abonan a la falta de transparencia.

Es entendible que toda la información no esté disponible de inmediato, pero tiene que demostrarse la intención “bona fide” de transparencia en todo momento, y si ya estamos inmersos en una cultura de falta de transparencia, le toca al gobierno trabajar con esta percepción y ser proactivo, como lo es en algunas áreas.

Pero son muchos los casos en que no se opera de esa forma y todo esto convierte la situación política en la “tormenta perfecta”.

De inmediato se tienen que esclarecer las circunstancias en las que murió Shannet; sin embargo, de cara al futuro, el gobernador Pedro Pierluisi debe instruir a todas las agencias de gobierno a que actúen proactivamente cuando se les solicita información, como normalmente ocurre en su caso, cuando se le consulta sobre algún asunto.

La transparencia es una pieza clave en la gobernabilidad de un país, y como tal, fundamental en la democracia.

Es necesario devolver la confianza a la ciudadanía.

¡Hablemos claro!

Recibe más información sobre esta y otras noticias. Pulsa aquí si eres usuario de Android o de iPhone.