Escuelas coronavirus

Sin duda, vivimos tiempos difíciles y la mayoría de nosotros somos muy conscientes de esto. Quizás ahora más que nunca cuando escuchamos cómo han aumentado los casos del Covid-19 aquí en Puerto Rico y en el mundo entero. Creo que todos estamos esperando que un día nos digan que ha pasado la pandemia y que podremos retomar nuestra vida. Ese día parece que está muy lejos todavía. Por lo menos, esa es la percepción de muchos de nuestros familiares y amistades.

Por eso, hoy queremos compartir con ustedes la preocupación que tienen muchos maestros de todos los niveles educativos sobre el inicio del nuevo año académico. Sí, hay mucha preocupación entre los docentes en cuanto al regreso de clases presenciales en algún momento del primer semestre académico. Sabemos que muchas organizaciones, incluyendo la Academia Americana de Pediatría de Estados Unidos, están abogando por el regreso de los niños a las escuelas. En sus guías indican que es recomendable que los estudiantes estén físicamente en las escuelas y, además, hacen hincapié en que existen muchos riesgos tanto de salud como sociales y educativos cuando los niños se quedan en las casas (https://www.nytimes.com/2020/06/30/us/coronavirus-schools-reopening-guidelines-aap.html). Igual sucede con los Centros para el Control de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) que ha preparado un documento que se puede acceder desde este portal: https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/community/schools-childcare/reopening-schools-faqs.html en el que también recomienda que los estudiantes regresen a sus clases presenciales en agosto. El documento del CDC provee bastantes detalles de cómo deben ser esos regresos a las escuelas y nos parece que han hecho unas recomendaciones muy valiosas y atinadas. Una que es importante destacar es la de formar grupos pequeños de estudiantes con un solo maestro. De esta manera se minimiza la exposición de los estudiantes, maestros y personal administrativo en toda la escuela.

Cada vez que escuchamos que es importante que los estudiantes regresen a las escuelas pensamos que poco se dice sobre el regreso de los docentes a las escuelas. Si bien es cierto que los niños no son tan vulnerables a este terrible virus, los adultos sí lo somos. Recordamos cuando comenzó esta pandemia que se indicaba que los adultos mayores de 65 años eran los que corrían mayor peligro y por eso, se recomendaba que evitaran salir lo más posible. Sin embargo, según han pasado los meses vemos que la edad no ha sido un factor tan determinante. Continuamente vemos que personas de todas las edades (13, 23, 45, 36, 18, 54 por mencionar algunos ejemplos) mueren víctimas de este virus. Ahora piensen cómo se pueden sentir tantos maestros que se verán obligados a regresar a escuelas cuando en muchos de los planteles no tienen las mejores condiciones sanitarias. Sabemos que muchos maestros son los que tienen que llevar artículos de limpieza y mantener su área de trabajo limpia. Por otro lado, muy pocas escuelas tienen enfermeras y otro personal preparado para atender situaciones de emergencia médica. Además, pensemos en los maestros de los niveles primarios. ¿Podrán dar clases a la vez que están pendientes de que los niños no se quiten sus mascarillas o que no jueguen de manos? ¿Serán ellos los responsables de llevar a los estudiantes a los baños para asegurarse de que se lavan bien las manos? Esas son algunas de las preguntas que se hacen los maestros cada vez que escuchan que el regreso a clases debe ser presencial.

Sin duda, estamos seguras de que la educación presencial es de mucho beneficio para la gran mayoría de nuestros estudiantes, pero recordemos que esto requiere que los maestros estén presentes. La salud, la seguridad y el bienestar de toda la comunidad escolar y sus familias es lo más importante a la hora de decidir si las escuelas deben abrir y comenzar las clases de forma presencial.