Sismo

Estragos en Yauco por un sismo de magnitud 6.6, reportado en enero de 2020. >Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO

La Oficina Central de Recuperación, Reconstrucción y Resiliencia (COR3) está manejando tres desastres: el huracán María (2017), los terremotos del sur (2020) y la pandemia del covid-19 (2020). No hay otro estado o territorio en los Estados Unidos que esté respondiendo a múltiples desastres mayores y en un periodo tan corto.

Para atender la recuperación, FEMA canaliza las solicitudes a través de sus programas de Asistencia Individual y Asistencia Pública. En el caso de Asistencia Pública, FEMA aplica el National Delivery Model: en general, los daños en las instalaciones elegibles son inspeccionados y estimados, se define el alcance y costo para la reparación, restauración y/o reemplazo elegible, y FEMA obliga el dinero, según aspectos ambientales, preservación histórica, mitigación de riesgo, el seguro privado y el tiempo para realizar la obra, entre otros. Cuando el proyecto está obligado, significa que FEMA aprobó el dinero y la obra puede desarrollarse.

¿Quiénes pueden solicitar? Las agencias del gobierno central, corporaciones públicas, ciertas entidades privadas sin fines de lucro y los municipios. Una vez obligados, el COR3 se convierte en el recipiente y administrador de los fondos, mientras que el solicitante se convierte en el subrecipiente. COR3 ofrece asistencia técnica a los solicitantes durante cada paso para asegurar progreso y cumplimiento.

Todo proyecto bajo Asistencia Pública es definido bajo la categoría de emergencia (trabajos temporales) o de obra permanente (reconstrucción a largo plazo). Emergencia incluye remoción de escombros y medidas de protección. Obra permanente incluye carreteras y puentes, instalaciones de control de agua, edificios públicos y su contenido, utilidades públicas, y parques, centros recreativos y otras instalaciones. FEMA provee fondos para los gastos administrativos de las subvenciones obligadas.

Por otra parte, cada desastre tiene una aportación de FEMA y un pareo estatal. Para María, FEMA aporta el 90% para la obra permanente. El otro 10%, gracias a un acuerdo entre FEMA y Vivienda federal, será provisto por los fondos CDBG-DR, administrados por el Departamento de la Vivienda, y sujeto al cumplimiento correspondiente. En el caso de los terremotos, FEMA otorga el 75% y el otro 25% lo debe de aportar el subrecipiente. El gobierno de Puerto Rico ha establecido un fondo de pareo para cubrir la parte estatal.

¿Quién ejecuta la obra? El subrecipiente tiene que implementar cada proyecto conforme a lo acordado con FEMA. Esto incluye realizar los procesos de compras y subastas, administrar los contratos, sean de ingeniería y arquitectura o de obras de construcción, someter solicitudes de reembolsos al COR3 y completar y cerrar los proyectos. El COR3 provee asistencia técnica, atiende las solicitudes de desembolsos sometidas por los subrecipientes y cierra los proyectos ante FEMA, en cumplimiento con las disposiciones federales y estatales. Por tal razón, el COR3 mantiene políticas, procedimientos y controles internos, tiene una plataforma digital para el manejo de los desembolsos y el portal de transparencia Recovery.pr.

Además, FEMA tiene el programa de Mitigación de Riesgo. A diferencia de Asistencia Pública, que en términos generales lleva las instalaciones afectadas a las condiciones existentes previo al desastre, este programa tiene como objetivo salvar vidas y reducir el costo de recuperación de desastres futuros, mediante inversiones en instalaciones o áreas que no necesariamente hayan sufrido daños por un desastre. A estos fines, FEMA asignó $4,000 millones para el huracán María (75% de FEMA y 25% de los fondos CDBG-MIT). Los proyectos de Mitigación de Riesgo van dirigidos a atender la erosión costanera, deslizamientos de terreno, reparaciones estructurales, energía y control de inundaciones, entre otras actividades elegibles.

¿Dónde estamos hoy con la recuperación? FEMA ha obligado para el huracán María bajo Asistencia Pública cerca de $4,900 millones para 1,462 proyectos de emergencia, más de $20,300 millones para 5,836 proyectos de obra permanente y $950 millones para gastos administrativos. Faltan por obligar cerca de $4,500 millones en proyectos, la mayoría de obra permanente.

¿Cómo están desglosados los proyectos? La Autoridad de Energía Eléctrica tiene $9,500 millones, Autoridad de Acueductos y Alcantarillados $3,700 millones y el Departamento de Educación $2,100 millones. Otras entidades son la Universidad de Puerto Rico ($337 millones), Departamento de Transportación y Obras Públicas ($323 millones), Recreación y Deportes ($94 millones), Salud ($45 millones), Recursos Naturales y Ambientales ($28 millones), Fomento Industrial ($52 millones), Autoridad de Roosevelt Roads ($32 millones) y la Autoridad de Edificios Públicos ($21 millones). Entre los 78 municipios ya hay obligados cerca de $1,900 millones. También hay entidades sin fines de lucro como iglesias, escuelas y hospitales con proyectos de obra permanente.

Bajo Mitigación de Riesgo, FEMA ha obligado cerca de $1,140 millones para el huracán María. Está el Safe Room y Centro de Operaciones de Emergencia para el Departamento de Seguridad Pública, un sistema de generación eléctrica para el aeropuerto Luis Muñoz Marín y el Eco-Exploratorio.

En cuanto a la recuperación por los terremotos del sur, FEMA ha obligado $275 millones (pareo federal), de los cuales $250 millones son para trabajos de emergencia. Este año es crítico para avanzar con la obligación de la obra permanente para la zona afectada por los sismos.