Turismo

Qué muchas palabras y frases nuevas hemos aprendido en los últimos dos meses. Muchas de ellas serán olvidadas, mientras otras permanecerán por el resto de nuestra vida.

Palabras como coronavirus, Covid-19, pandemia, pruebas rápidas, pruebas moleculares, pruebas serológicas, PCR, toque de queda, ventiladores, PPE (Personal Protection Equipment) y distanciamiento social.

No podemos dejar sin mencionar los lemas creativos que con pocas palabras dicen mucho, como Quédate en casa, Puerto Rico nos toca a todos; Estamos listos Puerto Rico; Si te mantienes saludable, nuestra economía también, y “Bring Tourism Back”.

Gracias a la rápida acción tomada para implementar un toque de queda y por orden ejecutiva de la gobernadora Wanda Vázquez Garced —quien ordenó el cierre inmediato de comercios, lugares de encuentro y aglomeraciones de personas— se logró con éxito mantener bajo el número de contagios.

El mismo agradecimiento se le debe a todos los que laboran en el sector de la salud —tanto público como privado— por combatir los efectos del brote de Covid-19 y minimizar las víctimas de este virus que tanto ha impactado el mundo.

La cooperación de la ciudadanía, los voluntarios de todos los sectores, los líderes de organizaciones y gremios, todos al unísono educaron, orientaron y estimularon el cumplimiento de la cuarentena y el cambio dramático a nuestra manera de actuar e intercambiar.

Pero, todo cambiará. Ya lo estamos experimentando. Más gente en las calles, más comercios abiertos, más normalidad en los supermercados y más adaptación a los elementos de protección.

La nueva normalidad nos hará más fuertes. Sí, vamos a modificar nuestros estilos de comportamiento, pero volveremos a ser humildes, con el calor humano que siempre nos ha distinguido.

Regresaremos a los abrazos, besos y a darnos la mano, decirles buenos días o buenas tardes a personas ajenas.

Volveremos a los restaurantes, a los parques, a disfrutar del turismo interno y al chinchorreo.

¿No tienes ganas de hacer eso ahora? Pues, sí. Pronto en nuestros restaurantes, hoteles grandes, medianos y pequeños podrás disfrutar del verano como ha sido la costumbre.

Familias acudiendo a las haciendas de café, a un parador o un hotel es parte de nuestra cultura.

Ciertamente, disfrutar un verano de turismo interno requiere la apertura de las playas, los parques, cabalgar, tirarse en chorrera o por un ‘zipline’; comer en el malecón o un restaurante con vista al mar o en nuestras bellas montañas; ir a caminar las calles del Viejo San Juan, explorar El Yunque o disfrutar de nuestra amplia gama de gastronomía. Todos podemos hacer turismo.

Con los protocolos apropiados para la prevención se puede abrir los comercios y los atractivos que sirven al turismo. Se beneficiarán no solo los negocios, sino los empleados, los suplidores de servicios, los agricultores y, en fin, el gobierno.

El turismo florecerá nuevamente y nuestros visitantes, tanto como nuestros empleados serán más precavidos y sensitivos a la salubridad, siguiendo los protocolos de protección.

Nos adaptaremos sin duda a lo que Puerto Rico tiene que ofrecer y lo haremos con la salud y la prevención. La industria junto a las agencias de gobierno y las organizaciones de mercadeo turístico se concentrarán en llevar el mensaje de que somos la mejor opción para hacer turismo.

Es hora de restablecer la industria de turismo y regresar miles de empleados desplazados a sus lugares en cada trabajo. Con voluntad volveremos a nuestra posición como líder en el turismo caribeño.