Violencia de género

La realidad es que no entendemos qué sucede y quizás no haya forma de explicar la escalada de violencia en contra de la mujer que se está experimentando en Puerto Rico desde hace tantos años.

No se entiende —y mucho menos aceptable—, la ocurrencia de violencia de género de ningún tipo y mucho menos en contra de las féminas.

Pero cuando se convierte en prácticamente una epidemia es, entonces, extremadamente alarmante.

Sabemos que hay muchos factores envueltos en la situación, pero definitivamente hay que empezar a atenderlos y atacarlos con sentido de urgencia, responsabilidad, mucha proactividad y entera sensibilidad.

La fase más compleja, que es la de educación y concienciación, toma mucho tiempo en surtir efecto por lo que otras acciones deben ser tomadas para reducir significativamente este tipo de violencia.

Las acciones concertadas entre todos los organismos responsables de velar por la integridad y la vida misma de las potenciales víctimas, son necesarias.

Y no es solamente una labor que le toca al gobierno; es a todos los que interactuamos en esta sociedad.

Desde simplemente repudiar en forma enérgica estos casos por parte de cualquiera de nosotros, hasta modificar las leyes de protección y de penalización para hacerlas más disuasivas, son muchos los esfuerzos que se pueden encaminar para bajar la incidencia de este mal que nos afecta.

La identificación temprana de posibles patrones de violencia en individuos y grupos más sensitivos a que esto ocurra debe ser una primera línea de defensa. Al coordinar esto con leyes más estrictas, penas mucho más severas para estos perpetradores delictivos, podemos alcanzar mejores niveles de disuasión.

Por otra parte, la enérgica acción de las autoridades, la policía y la fiscalía —coordinada con los jueces para prevenir algún ataque—, debe ser parte integral de este proceso.

Atender querellas superficialmente o simplemente minimizar el riesgo no aporta nada a la causa de proteger a las potenciales víctimas. Y si resulta que estos episodios sensitivos y de alto riesgo no fueron atendidos adecuadamente, que se tomen acciones en contra de los que no actuaron como esperado. No es aceptable que tengamos una víctima porque alguien no siguió un protocolo o porque no vio señales de peligro.

Es necesario que de una u otra forma se tomen acciones sólidas y consistentes. Generadas con prontitud y eficiencia, estas medidas deben producir un efecto positivo ante esta trágica e intolerable situación.

Tomemos acción de inmediato, protejamos a la mujer de la violencia de género. El momento de generar cambios para detener este peligroso comportamiento es ahora.

(1) Comentarios

Angel Ortiz

El que escribe este editorial parece ignorante. La violencia de genero tiene explicaciones claras, pero que nadie quiere tocar. Un poco de conocimiento de la antropologia da las respuestas y las soluciones basicas estan en la familia natural.

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
PLEASE TURN OFF YOUR CAPS LOCK.
Don't Threaten. Threats of harming another person will not be tolerated.
Be Truthful. Don't knowingly lie about anyone or anything.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.