lectura leer libro

"Leer nos da un sitio al que ir cuando tenemos que quedarnos donde estamos".

M. Cooley

No se imaginan la alegría que sentimos cada vez que vemos que muchas personas están recomendando la lectura como un bálsamo para estos tiempos de aislamiento. Nos encanta ver que hay muchísimas lecturas en línea, que muchas editoriales y escritores están permitiendo que leamos sus libros gratis. Es que son muchos los años que llevamos, casi quince, escribiendo esta columna y el tema de la lectura (y la escritura) siempre ha estado presente a lo largo de todos estos años. Nuestro mensaje ha estado dirigido a la necesidad de que todos entendamos la importancia de fomentar el amor por la lectura por placer entre todos los niños para que en el futuro sean lectores autónomos. Para que los niños desarrollen el amor por la lectura, es importante que en sus hogares los padres o encargados, lean. Por eso, nos alegra que haya muchas ofertas de libros gratis para adultos también. Como mencionábamos previamente, a lo largo de los quince años hemos escrito en muchísimas ocasiones los beneficios de la lectura. Vean lo que escribimos en una columna en 2015:

Aunque usted no lo crea, leer puede ser un bálsamo en estos tiempos de crisis, de cruditas y de IVA. Sí, porque precisamente mediante la lectura nos transportamos en tiempo y espacio y nos alejamos del aquí y el ahora. También nos sirve de espejo para mirarnos y encontrarnos con nosotros mismos y contribuye a cambiar nuestra visión de las cosas y a ver lo que antes nunca habíamos visto. Son múltiples los beneficios de la lectura y por eso, les volvemos a recomendar la Revista Libros & Letras, ya que allí encontrarán un artículo sobre los 100 beneficios de la lectura para que se convenzan, si es que todavía no nos creen.

Por otro lado, la primera vez que pudimos enviar una columna después del huracán María en octubre 2017, escribimos:

En uno de esos momentos en que hemos tenido conexión en el teléfono, encontramos una cita que nos ha parecido extraordinaria para estos días: "Los libros son armas poderosas, no solo contra la ignorancia. Lo son contra el insomnio, la soledad, el exceso de recuerdos, los días demasiado largos, y las noches excesivamente cortas" (Harry Kun). Somos muchos los que nos podemos relacionar con el insomnio de estas noches calurosas, la soledad vivida en algunos lugares por los estragos del huracán María, los días demasiado largos y las noches cortas porque se nos hace muy difícil conciliar el sueño por todo lo que nuestro pueblo está pasando. Sé que, para algunos, la solución que esta cita propone no resuelve ninguno de los problemas inmediatos de falta de agua, comida, gasolina, preocupaciones porque perdieron su casa, etc.

Tanto en 2015, como en 2017, nunca pensamos que esta crisis que estamos viviendo iba a transformar todas nuestras vidas. Ahora tenemos luz y agua. Sin embargo, estamos obligados a quedarnos en nuestras casas. Y aun cuando las clases en todos los niveles educativos siguen en remoto y hasta muchos trabajos también, necesitamos desconectarnos de la realidad de las noticias terribles de esta pandemia que nos amenaza. Estamos convencidas de que la lectura puede servir para modificar nuestras vidas porque la lectura puede ayudarnos a sanar.

Este pasado 25 de enero, con motivo de los terremotos, escribimos esto en nuestra columna:

Cuando compartimos la lectura, podemos intercambiar ideas, preocupaciones y hasta risas y emociones. Ese tipo de lectura se identifica como la biblioterapia; esa lectura que se utiliza para lidiar con problemas que afloran a raíz de diversas situaciones de vida y que nos ayuda a sanar. Por eso, llega a ser terapéutica.

Justo en este periodo de tiempo sería maravilloso que en una videoconferencia ustedes compartieran con sus familiares y amigos una lectura que les permita a todos los participantes expresar sus sentimientos, preocupaciones y los miedos que tienen en estos momentos que estamos viviendo.