Pedro Pierluisi Urrutia 16

La comisionada residente Jenniffer González.

Si las cosas maduran como pintan, al finalizar las vistas del día de hoy en la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara federal, los grandes ganadores de este foro congresional lo será la comisionada residente Jenniffer González y el presidente del PPD, José Luis Dalmau.

La primera, porque al examinar el formato y los deponentes de estas vistas, es más que evidente que el desarrollo de este evento se llevará a cabo bajo un libreto teatral bien ensayado, de esos en donde cada personaje conoce muy bien sus líneas y sus pasos de entrada al escenario. Si aún tiene dudas de lo que digo, deje que le explique cómo correrá ese cónclave.

De entrada, las vistas están divididas en dos grupos. El primer panel examinará el proyecto H.R. 1522 de la autoría del congresista Darren Soto y la comisionada Jenniffer González, el cual propone un “Acta de Admisión para que Puerto Rico se convierta en Estado”.

Ese panel estará compuesto por el gobernador Pedro Pierluisi, la vicepresidenta del Partido Demócrata Johanne Vélez, el abogado y cabildero republicano José Fuentes y la profesora constitucional Christina Ponsa-Kraus, una conocida seguidora de la estadidad para la Isla.

Al examinar esos nombres, es obvio que ninguno de ellos comparecerá para cuestionar el propósito de la medida, ni hablarán del impacto de las contribuciones federales, ni de la ausencia de un plan de transición, y mucho menos del efecto de la estadidad sobre la reducción de los ingresos al fondo general –como proyecta la oficina de contabilidad federal– lo que tendría un resultado nefasto sobre la nómina de empleados públicos y las obligaciones de pago de deuda del gobierno de Puerto Rico que salen, precisamente, del fondo general.

En resumen, este primer panel –donde no hay un solo deponente que se oponga el proyecto– terminará siendo un montaje publicitario y un ejercicio de relaciones públicas en donde todos los deponentes le echarán flores al proyecto y a sus autores, bajo un libreto de autobombo de esos que nos tienen acostumbrados los amigos anexionistas. Por eso, Jenniffer arrancará 1 a 0.

De ahí nos movemos al segundo panel, el cual examinará el proyecto H.R. 2070 que propone una asamblea de estatus y el cual es de la autoría de las congresistas Nydia Velázquez y Alexandria Ocasio-Cortez.

Para ese segundo panel (que no interacciona con el primero ni con el proyecto anterior) se invitaron al presidente de la Cámara de Representantes, Rafael “Tatito” Hernández, al exgobernador Aníbal Acevedo Vilá, a la senadora independentista María de Lourdes Santiago y al coordinador del Movimiento Victoria Ciudadana y derrotado candidato a la alcaldía de San Juan, Manuel Natal.

Al igual que el primer panel, el denominador común de estos cuatro deponentes es que todos apoyan el proyecto de las congresistas Velázquez y Ocasio-Cortez. Es decir, en este grupo, tampoco se escucharán mayores objeciones a un proyecto que tienen enormes deficiencias procesales y sustantivas.

Pero es aquí en donde a la comisionada residente le han puesto en bandeja de plata el final de estas vistas y es que después del apoyo abrumador en el primer panel a su proyecto de estadidad, en el segundo, la presencia de dos líderes del Partido Popular que tienen discrepancias entre sí, será lo más taquillero de la tarde.

La comisionada solo tiene que poner en récord y ante el crisol público, las discrepancias entre ambos y la ausencia del Partido Popular que fue excluido deliberadamente de esas vistas congresionales.

Anticipo que en ese segundo panel, varios congresistas le cederán su tiempo a la comisionada residente y esta -quien sabe muy bien cómo moverse en esos escenarios- no gastará un solo segundo en la representante del PIP ni del Movimiento Victoria Ciudadana para concentrarse en las discrepancias entre el presidente de la Cámara –quien se han expresado en favor de un ELA con voto presidencial– y Acevedo Vilá, quien aboga por una libre asociación, opción que para efectos del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, es una modalidad de independencia.

Salvo que los distinguidos dirigentes populares –quienes decidieron comparecer sin esperar al informe de la Junta de Gobierno del PPD– tengan alguna estrategia desconocida, les esperan horas largas a los populares gracias a este inusitado ejercicio de protagonismo desmedido.

Pero contrario a lo que muchos piensan, lejos de ser un reto para José Luis Dalmau, es un favor que le hacen porque este teatro congresional puede ser, finalmente, lo que necesita el PPD, para encaminar su propia legislación con su nueva propuesta de desarrollo del ELA y con sus nuevos portavoces; porque al final del camino, es Dalmau, el rojo, como líder de la conferencia legislativa, quien tiene el poder de decidir qué proyecto se aprueba o no en la Rama Legislativa. Por eso, no por mucho madrugar, amanece más temprano.