directorio PNP

Primera reunión del Directorio del Partido Nuevo Progresista (PNP) en su nueva sede.

La mayoría de los líderes del Partido Nuevo Progresista (PNP) y del Partido Popular Democrático nos han faltado el respeto por décadas. Han prometido prosperar nuestra calidad de vida, pero cuando entran a gobernar se esfuma lo prometido. Esta manera ineficiente de gobernar se convirtió en uso y costumbre, sumergiendo a Puerto Rico en la pobreza y deterioro craso de su infraestructura. Nos han faltado el respeto, además, otorgando sueldos exorbitantes a los secretarios departamentales y contratos millonarios a amigos; desviando dinero destinado a obras que mejorarían nuestra infraestructura y peor aún, ignorando las necesidades básicas de los ciudadanos de Vieques y Culebra, entre otros.

El pecado mayor sin embargo, recae sobre nosotros los ciudadanos porque hemos aceptado esta manera de gobernar. Demasiadas veces lo arreglamos con decir “ay bendito, es que así son las cosas en Puerto Rico”. Pues no, las cosas no tienen que ser así. El gobierno de un país existe para establecer leyes, mantener el orden y proveer seguridad, proteger a sus ciudadanos de amenazas externas y promover el bienestar general proveyendo servicios públicos.

Ambos partidos han creado muchas leyes, pero sacan D en hacerlas cumplir. Tienen D en mantener el orden y proveer seguridad a la ciudadanía porque la criminalidad y corrupción está rampante hace tiempo. En cuanto a la protección de amenazas externas, lo vemos actualmente en la inhabilidad para asegurar que viajeros que han llegado a San Juan sean debidamente monitoreados para Covid-19. Finalmente, ninguna de las administraciones anteriores ha hecho un verdadero y misericordioso esfuerzo para promover bienestar general a través de los servicios públicos. Toda gestión oficial requerida del ciudadano es tarea difícil de realizar. La calidad de la obra hecha por ambos partidos por décadas ha sido y es DEFICIENTE.

¿Qué podríamos hacer para lograr el tan necesitado cambio? Estamos en el mejor momento para hacer que nuestras voces sean escuchadas en cada municipio ya que las elecciones son en noviembre. Toda persona interesada en exponer las necesidades de su pueblo debe averiguar cuándo y dónde son las reuniones del PNP, PPD y otros.

La mayoría de nuestro pueblo sufre los siguientes problemas: Casas y edificios deteriorados que afectan la calidad de vida de los vecinos, especialmente porque baja el valor de sus propiedades. Las escuelas actualmente cerradas y en deterioro se podrían preparar como refugios para personas afectadas por huracanes, temblores u otra necesidad social. Los centros vacacionales en deterioro ubicados en pueblos costeros podrían atraer el turismo interno y externo lo cual mejoraría su economía si estuvieran estos arreglados. Los postes de electricidad, especialmente en los centros urbanos, tienen cables muertos que llevan décadas guindando. Estos guindalejos representan la baja expectativa que tiene el gobierno municipal por la apariencia de su pueblo. Urge que se pinten las debidas líneas divisorias en las carreteras urbanas y las rurales para evitar accidentes.

Desgraciadamente, centros urbanos limpios, organizados y pintados brillan por su ausencia. ¡Vamos a intervenir en estas reuniones haciendo que nuestras voces se escuchen!