Familia crianza

Muchas personas preguntan: ¿si los partidos políticos son parte del problema, por qué tratar de inscribir un nuevo partido? En esencia los partidos políticos no son el problema, simplemente su naturaleza se ha trastocado y perdieron su razón de ser. El propósito de un partido político no es alcanzar el gobierno simplemente, es desarrollar y empoderar a las familias y las comunidades por medio de una gobernanza eficiente. En Proyecto Dignidad pretendemos devolverle a la institución partidista su valía social.

Proyecto Dignidad es un instrumento político que busca el poder político para fortalecer la familia y la comunidad. Esto es para el beneficio de la gente. Nadie nace a un partido político. Nacemos a una familia. Pertenecemos a la comunidad que nos rodea. Es allí, entre familia y comunidad, que se da la vida cotidiana. Es allí, donde hay hambre, enfermedad, pobreza, falta de techo, adicción, disfuncionalidad, violencia y falta de educación. Es allí también donde se sacia el hambre y la necesidad, se sana el cuerpo y el alma, los fuertes sobrellevan las cargas físicas y emocionales de los débiles. Allí suplimos la necesidad de techo, vestimenta, seguridad y educación. Entre la familia y la comunidad está la riqueza de nuestro pueblo.

Basta ya de esperar por que el gobierno resuelva nuestros problemas. La familia y la comunidad tienen la capacidad de producir cambios palpables en nuestro entorno más inmediato. Son los que con pasión y sentido de pertenencia pueden mejorar sus circunstancias. En Proyecto Dignidad queremos establecer nuevas guías para que los fondos económicos con fines comunitarios vayan directamente a las comunidades, eliminando las paradas intermedias que viabilizan que se metan las manos al pote y llegue menos a donde tiene que llegar.

El gobierno debe ser un simple proveedor de información certera y concreta sobre las oportunidades educativas, económicas y de infraestructura que les permitan a nuestras familias y comunidades ser el generador de vida, cultura y riqueza. Un país no se construye eliminando la familia, sino fortaleciéndola, permitiendo que sea un lugar seguro para habitar, criar, educar ética y moralmente a nuestros hijos e hijas y emprender. En Proyecto Dignidad pretendemos construir un país haciendo de la familia y la comunidad su mayor activo. Estamos en un momento indicado para esto.

En Proyecto Dignidad creemos firmemente que nuestras familias y comunidades tienen a su alcance la capacidad de poder comenzar a construir cada día una mejor calidad de vida. Lo único que hace falta es mirar con detenimiento los bienes, las capacidades, las herramientas y la creatividad que tenemos a nuestro alrededor, organizarse con propósito, utilizar la tecnología para el bien común y que el gobierno facilite la información y los asuntos generales necesarios para que todas esas cosas se pongan a producir eficientemente. Todo en pro de la salud, seguridad y educación, fomentando los valores de la solidaridad, generosidad, honestidad, trabajo y hospitalidad. Hay formas de lograrlo, solo hace falta voluntad.