Turismo

>Carlos Rivera Giusti / EL VOCERO

Estudios recientes de mercadeo realizados por Discover Puerto Rico, la Organización para el Mercadeo del Destino (DMO, por sus siglas en inglés) revelan que la percepción sobre Puerto Rico de los posibles visitantes es neutral. Afortunadamente, esto indica que el embate de los huracanes Irma y María —y previo a esto, la crisis fiscal y el Zika— no han impactado negativamente la percepción del turista sobre nuestra Isla.

Sin duda, esto representa una gran oportunidad para que transformemos esa percepción neutral en una positiva para convertirnos nuevamente en el destino predilecto en el Caribe.

Estos estudios también demuestran que Puerto Rico tiene la oportunidad de diferenciarse de otros destinos turísticos del Caribe, dada su diversidad cultural y geográfica. El DMO apuesta a esta gran diversidad en su estrategia de mercadeo y planifica incluir a todas las regiones turísticas de la Isla en la promoción del destino.

Además de los atractivos y restaurantes ya reconocidos en San Juan y el área metropolitana, la Destilería Bacardí, El Yunque, las hermosas playas y los campos de golf, nuestros 78 municipios ofrecen miles de atractivos y restaurantes para acomodar todos los gustos y presupuestos. Esto nos permitiría expandir los mercados de visitantes que buscamos; con el potencial de que extiendan la duración de su estadía en la Isla.

Lograrlo sería muy positivo para todos, ya que el turismo tiene la capacidad de mejorar rápidamente la actividad económica en las comunidades que visita el turista, incluyendo las más distantes y dispersas.

Discover Puerto Rico, liderado por Brad Dean, su principal oficial ejecutivo, tiene el compromiso de visitar y conocer de cerca los atractivos más importantes en todos los municipios e integrarlos a la campaña de mercadeo del destino.

Con este propósito, recientemente el DMO participó en la Cumbre Municipal en Aguadilla, organizada por el Senado, donde los alcaldes presentaron su inventario de atracciones turísticas, y durante las pasadas semanas el equipo del DMO viajó a Ponce, Morovis, Vega Alta, Loíza, Caguas y Adjuntas. Allí, visitó varios atractivos y lugares muy interesantes, tales como el sistema de cuevas Las Cabachuelas en Morovis; la Galería de Arte Loiceño en el Parque Histórico Cueva María de la Cruz en Loíza; y la Finca Don Juan en el Parador Villas Sotomayor, en Adjuntas. Esta finca produce más de 50 productos agrícolas para llevarlos directo a la mesa en sus restaurantes.

Cada vez más el viajero mundial busca vivir una experiencia única y auténtica y disfrutar de la naturaleza, la cocina, música, historia y la cultura del lugar que visita. Puerto Rico, alrededor de sus 78 municipios, tiene la capacidad de ofrecer miles de estas experiencias, y cada día se añaden atracciones tales como los talleres de confección de turbantes y clases de bomba en Loíza, por mencionar algunas.

Los paradores juegan un rol importante en la experiencia del visitante. Más allá de proveer un alojamiento de alta calidad, por más de cuatro décadas estas pequeñas hospederías, operadas por familias puertorriqueñas, han albergado a turistas locales y del extranjero, brindando experiencias auténticas como embajadores de la hospitalidad puertorriqueña.

El objetivo principal del DMO es contribuir al crecimiento de la economía del visitante e impactar positivamente a más segmentos turísticos. Incluir el servicio familiar y el sabor puertorriqueño que distingue a los paradores en la campaña de mercadeo del destino contribuirá a ampliar nuestra oferta turística.

Nuestra invitación es a que cada municipio busque su desarrollo como un destino turístico. Esta es la oportunidad de diferenciarnos y aprovechar nuestra diversidad cultural y geográfica para incrementar la economía del visitante y aportar a mejorar el nivel socioeconómico en nuestra Isla.