Keishla Rodríguez

Pedidos de justicia para Keishla Rodríguez Ortiz, una de las víctimas más recientes de la violencia machista en Puerto Rico. >Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO

En una decisión reciente la Corte Suprema de los Estados Unidos —en el caso Edwards v. Vannoy— dictaminó que los veredictos de jurados no unánimes en casos que involucran delitos graves no se tienen que revisar retroactivamente. Queda así aclarada la decisión del año pasado en el caso Ramos v Louisiana.  Basado en esta decisión del foro judicial más alto y para atender debidamente los derechos de las víctimas de crimen, se debe enmendar el Proyecto de la Cámara 283 eliminando la retroactividad.  ¡No se olviden de las víctimas de crimen!

La Cámara de Representantes al evaluar el PC 283 consideró expandir el derecho del culpable de delito, pero no consideró la Carta de Derechos de Víctimas y Testigos. Podrían haberse armonizado los derechos de ambos haciendo justicia de conformidad con la determinación del Tribunal Supremo de los Estados Unidos y también hacer justicia a las víctimas de crimen. Es irónico que se aprobó esta medida escasamente una semana luego de observarse la semana nacional de los derechos de las víctimas de crimen.  Le toca al Senado ahora corregir este error y la Cámara concurrir, escuchando el reclamo de las víctimas.

Al crear un derecho retroactivo a todos los convictos sin considerar a las víctimas, el PC 283 lo que causa es una revictimización de la víctima de crimen.  No se dieron cuenta que le han tirado sal a la herida de víctimas y familiares.  Es cosa penosa el horror y ansiedad que están sintiendo hoy muchas familias debido a esta legislación.  Todo ello a pesar del compromiso de las instituciones gubernamentales y privadas y las mejores intenciones de los legisladores de promover y comunicar los derechos de las víctimas del crimen.

En Puerto Rico los derechos de las víctimas están reconocidos como derechos humanos en leyes como la Carta de Derechos de las Víctimas y Testigos de Delito, la Ley para la Protección de Víctimas y Testigos, en la Regla 131.1 de las Reglas de Procedimiento Criminal de Puerto Rico y en la Ley de Compensación y Servicios a las Víctimas y Testigos de Delito.  Ahora que el Tribunal Supremo ha aclarado el asunto de retroactividad se tienen que armonizar los derechos de las victimas de crimen con el derecho del acusado. 

¿Cómo se logra eso?  Con el deseo genuino de observar la letra y el espíritu de la ley que protege a las víctimas de crimen.  El senado debe de considerar enmiendas al PC 283 que eliminen el aspecto de retroactividad a personas condenadas por veredictos no unánimes para que las víctimas no tengan que pasar por el mismo trauma nuevamente.  No queremos que por el tiempo transcurrido los testigos hayan olvidado o no quieran volver a participar en un juicio nuevo y por eso salgan libre a la calle asesinos, violadores y abusadores.  No se olviden de lo que han sufrido las víctimas de crimen.  No las obliguen a revivir ese calvario.  ¡Tengan piedad!  

¡Basta Ya Puerto Rico!