Luz

La realidad es sencilla: SIEMPRE HAY LUZ. >Suministrada

En su impresionante elocución poética con motivo de los actos de juramentación del presidente Joseph Biden y la vicepresidenta Kamala Harris, la joven poetisa norteamericana Amanda Gorman envió un mensaje claro a su nación y al resto del mundo. A los puertorriqueños, partes de ese mensaje nos caen como anillo al dedo.

Inicia la poetisa diciendo que, al comenzar el día, nos preguntamos dónde encontrar luz en medio de esta sombra que parece interminable. Lo hacemos sin percatarnos de que el amanecer es nuestro, aun antes de que lo sepamos. Precisamente esa es la actitud que trato de combatir con mis artículos y mis vídeos bajo el ‘hashtag’ de #vengovirao; esa actitud derrotista que nos corroe por dentro y no nos permite desarrollar nuestro potencial al máximo; la actitud que mata nuestros sueños y quebranta nuestras aspiraciones legítimas.

Esa actitud es la que hay que cambiar, porque la realidad es sencilla: SIEMPRE HAY LUZ. Lo que ocurre con la luz es que —en nuestro empeño por buscarla afuera— no nos percatamos de que la luz está dentro de cada uno de nosotros. A este respecto, Amanda expresó algo que me capturó y me convenció. Fue algo así como lo que señalo en la siguiente traducción: “Siempre hay luz, si somos lo suficientemente valientes para verla; si solo somos lo suficientemente valientes para SERLA”. En otras palabras, la luz puedes ser TÚ. La luz está en tu interior.

Me parece que ese es un problema serio que tenemos los puertorriqueños. Con más frecuencia de la que me gustaría admitir pasamos demasiado tiempo buscando la luz en otras personas y hasta en otros países, sin darnos cuenta de que dentro de nosotros hay luz suficiente para iluminar el planeta entero. Lo que ocurre es que insistimos en enfocarnos en la oscuridad que nos rodea, en lugar de identificarnos con el rayo de luz que siempre se cuela. La oscuridad no es otra cosa que ausencia de luz. Es por eso que si descubres de una vez y por todas que TÚ ERES LA LUZ, dejarás de buscarla en el exterior y serás capaz de brillar como tu potencial te lo permite.

Parafraseando a Amanda y atemperando su discurso a nuestra isla, Puerto Rico no está roto; simplemente, es un proyecto inconcluso con un gran potencial. No es necesario que nuestras ideas y soluciones sean perfectas, pero es indispensable que tengan un propósito. Ese propósito tiene que enfocarse en asegurarnos que les dejamos a nuestras próximas generaciones un mejor Puerto Rico que el que hemos dejado deteriorar y al que hemos lastimado de manera inmisericorde.

Es hora de sanar y de reparar. Podemos cansarnos, pero nunca rendirnos. Es hora de darnos cuenta de que es impostergable cerrar la brecha que nos separa como pueblo y llegar a consensos que nos permitan deponer nuestras “armas” y tener los brazos disponibles para abrazar a nuestros hermanos, escuchar sus puntos de vista —particularmente si son distintos a los nuestros— y practicar la empatía de manera activa para entender mejor a los que con nosotros luchan día a día por una mejor calidad de vida para todos.

Recuerda que la oscuridad es solo ausencia de luz... y siempre, siempre, siempre, hay luz.

Yo #vengovirao en 2021 y te invito a que vengas conmigo.

Te invito a que visites mi página Yldefonso López para que tú también “vengas virao”.