Autismo

A dos semanas de las elecciones generales, exigimos que los líderes que serán electos en todas las ramas gubernamentales sean empáticos y solidarios con la población con autismo. De las deficiencias del desarrollo humano, el autismo es la de mayor crecimiento alcanzando sobre 25,000 personas, solo en Puerto Rico.

Esta población en crecimiento requiere apoyos sustanciales y especializados por todo su ciclo de vida, al igual que sus familias.

Solicitamos al próximo gobernador o gobernadora electa, a los alcaldes y legisladores que consideren por lo menos diez (10) puntos fundamentales para mejorar la calidad de vida de las personas con autismo, desarrollando un plan dirigido a impactar a esta población en las áreas de educación, salud, vivienda, vida independiente y de trabajo, asistencia del gobierno, apoyo a la familia y recreación.

1. Cumplir con las leyes federales y estatales que protegen a la población con autismo en PR e identificar fondos para crear e impulsar un plan de acción afirmativo para que todas las agencias cumplan con la Ley 220 de 2012 conocida como Bienestar, Integración y Desarrollo de las personas con Autismo (BIDA).

2. Hacer un censo de las personas con autismo y sus familias este próximo cuatrienio. Necesitamos datos reales y al día. De esta manera podemos identificar mejor los fondos y recursos que se necesitan.

3. Promover y pagar adecuadamente la Telemedicina para que las familias puedan acceder a cuidado médico desde su hogar, tanto para la persona con autismo como para su núcleo familiar. También crear legislación para que sea obligatorio el que los planes médicos cubran las visitas médicas al hogar a las familias con hijos con autismo.

4. Proveer adiestramientos a los empleados gubernamentales de todas las ramas, dirigidos a educar a estos servidores públicos sobre las conductas estereotipadas asociada al autismo y cómo este se diferencia de conducta criminal o negligente, incluyendo el trato y manejo apropiado de esta población en momentos de crisis y en las esperas para gestiones gubernamentales.

5. Asegurarse que se cumpla con la cubierta especial de autismo incluyendo terapias de manejo conductual esenciales para las personas con autismo.

6. Desarrollar escuelas especiales con modelo conductual para autismo en todas las regiones y ubicaciones escolares a nivel público especializadas en autismo (currículo Star/Link) en toda la Isla. 

7. Crear escuelas vocacionales para la población con diversidad funcional y autismo en todas las regiones. Actualmente las escuelas vocacionales no admiten estudiantes de educación especial.

8. Crear proyectos de cuidado diurno y de talleres vocacionales y artesanales que promuevan destrezas en los adultos con autismo según su nivel de funcionalidad y los mantengan ocupados, incluyendo programas deportivos adaptados y transportación para los que la necesiten. Establecer programas de respiro, ama de llaves y de apoyo emocional para las familias con hijos con autismo.

9. Crear proyectos de vivienda asistida para los adultos con autismo incluyendo la asignación y remodelación de estructuras en desuso. 

10. Impulsar el empleo de la creciente población de adultos con autismo, tanto en el gobierno como en empresas privadas. Este plan puede incluir ofrecer servicios de apoyo al empleado durante un período razonable y la creación de una lista de patronos que empleen a personas con autismo, con los acomodos y disposiciones e incentivos de las leyes estatales y federales para estos fines. 

Los niños con la condición de autismo crecen y los padres de estos envejecerán. Es difícil pensar que se quedarán desprovistos de la atención y ayuda necesaria. La Alianza de Autismo de Puerto Rico estamos a la disposición de los futuros líderes gubernamentales para proveerle asesoría y crear puentes y soluciones para una población que sigue creciendo y ha sido históricamente desatendida. 

¡Es hora de demostrar compromiso!