PNP, Estadidad, Plebiscito

El cimiento de toda gobernanza democrática es el proceso electoral. Esa es la herramienta que tiene el Pueblo para escoger los hombres y mujeres que dirijan nuestros destinos por los próximos cuatro años. Ese proceso comienza este domingo con el voto de la inmensa mayoría de los electores en las primarias de los partidos políticos.

Históricamente nuestros electores atesoran este proceso, apoyándolo con su participación masiva. De hecho, Puerto Rico tradicionalmente se ha destacado por ser una de las jurisdicciones de mayor participación electoral en toda la nación, superando constantemente la tasa del 70 por ciento en elecciones generales y 45 por ciento en primarias. Para tener esto en perspectiva, en los Estados Unidos el promedio es de 50 por ciento en los comicios generales y de apenas de un 25 a 30 por ciento en primarias presidenciales.

La participación de los electores del Partido Nuevo Progresista (PNP), colectividad en la cual he militado toda mi vida, es vital para impulsar el norte de todo estadista: la admisión como estado de la unión. Los caminos hacia esa igualdad se están uniendo rápidamente. Ahora nos queda a nosotros forzar el asunto, como lo hicieron los territorios de Tennessee, Alaska y Hawai, entre otros, y eso se hace con el voto.

Primero, hemos observado como la actitud hacia Puerto Rico en la capital federal ha cambiado dramáticamente desde el 2017. El impacto del poderoso huracán María y los estragos que causó colocó el asunto de la desigualdad en el territorio en el centro de la discusión, tanto en el Congreso, como la Casa Blanca y hasta los medios de comunicación nacionales e internacionales.

Segundo, la causa de la admisión ha ganado poderosos aliados en los pasados tres años gracias al trabajo incansable de nuestra comisionada residente, Jenniffer González. Cada día son más los congresistas que abiertamente respaldan la estadidad para Puerto Rico.

Más reciente, el pasado presidente Barack Obama pidió la igualdad para nuestro archipiélago en un histórico mensaje al pueblo norteamericano.

Tercero, y aún más importante, el Pueblo de Puerto Rico quiere esa igualdad, esa unión intocable con nuestra nación. Con Estados Unidos vamos hacia el progreso que tanto se merece nuestra gente luego de décadas subyugados al coloniaje. Con la estadidad estamos seguros de que recibiremos la ayuda federal igual a los demás estados en caso de una emergencia o un desastre natural. La estadidad es la única opción que garantiza eso.

Todos estos acontecimientos nos dejan saber que Washington esta bien pendiente de todo lo que aquí suceda y nada que podamos hacer va a influenciar más que la participación electoral.

Es bien importante que el Congreso y la Casa Blanca reciban este domingo un poderoso mensaje de que en Puerto Rico queremos la estadidad y eso se logra con la participación de todos los progresistas.

Salgamos a votar por la estadidad y las personas que tienen ese compromiso con el ideal, como Pedro Pierluisi. Ese voto será crucial para alcanzar la meta que nos une a todos.

Votar es importante, es vital para la estadidad.

Mucho se ha conversado sobre cómo sería el proceso electoral en tiempos de una pandemia. Para tener una base de evaluación sobre este asunto, repasemos la última vez que se celebró una elección bajo las actuales condiciones. En noviembre de 1918 los Estados Unidos se encontraban en el pico de la pandemia de la Influenza Española, que, sumado a que sus soldados estaban peleando una guerra mundial, hizo que muchos ‘expertos’ pronosticaran un nivel de participación de apenas 20 por ciento. Pero, mientras los gobiernos estatales creaban las condiciones para garantizar un voto seguro-implementando noveles conceptos para esos tiempos, como el uso de mascarillas y distanciamiento físico-el pueblo defendió la democracia nuevamente y en un resultado histórico, un 40 por ciento de los electores hábiles ejercieron su derecho el 5 de noviembre.

Mas reciente, el estado de Wisconsin organizó la primaria presidencial del Partido Demócrata el 5 de abril, en el medio del masivo surgimiento de casos del Covid-19 en la nación. Otra vez, los pronósticos se centraban en una reducida participación y nuevamente los mismos se equivocaron. Sobre 1.5 millones de electores salieron ese dia a votar por su candidato. Esa cifra superó, por más del 30 por ciento, el récord de participación en eventos anteriores.

La Cámara de Representantes se aseguró que la Comisión Estatal de Elecciones tomara toda y cada una de las medidas de salud, como desinfectar escuelas antes del proceso, marcar el distanciamiento físico, pruebas de cernimiento, el uso de materiales como batas quirúrgicas, mascarillas y guantes, así como el establecimiento de estaciones para el lavado de mano, con el fin de que el proceso sea uno seguro para nuestra gente.

La estadidad necesita nuestro voto en esta primaria, salgamos a luchar por ella y respaldar a aquellos que siempre la han defendido.