Lissie Janet Burgos

La candidata electa a representante por acumulación del Proyecto Dignidad Lisie Janet Burgos. >Josian E. Bruno Gómez/EL VOCERO

Caras nuevas banner para notas

En representación del sector cristiano y conservador llegará a la Casa de las Leyes la representante por acumulación electa Lisie Janet Burgos, la primera legisladora en la Cámara de Representantes por el incipiente Proyecto Dignidad.

Desde un área cercana a las escalinatas del Capitolio —que será su entorno laboral desde el 2021— la recién electa legisladora habló a EL VOCERO sobre lo que será su rol en la cámara baja; cómo su educación profesional en derecho y mediación la ayudarán a crear consensos para impulsar las sus propuestas y lo que representa ser la voz de un sector que a su juicio no estaba representado por los partidos dominantes.

“En los primeros cien días yo espero presentar una serie de proyectos en temas de educación, en contra de la corrupción y propuestas para la protección de la vida desde el vientre materno. Básicamente todos los que venimos a trabajar en la Legislatura se supone que todos tenemos el mismo norte, el bienestar del pueblo”, expuso desde el muro donde se realizó la entrevista mientras soplaba fuertemente el viento.

Desde allí abordó temas como la importancia de que la población de Puerto Rico crezca, se hagan cambios en el nuevo Código Civil a favor del bebé y el futuro del nuevo partido que logró dos posiciones en la Legislatura y cuyo aspirante a la gobernación, César Vázquez logró un 7 por ciento de los votos emitidos —según el conteo de la noche del evento. 

En su caso, logró la cuarta posición entre los candidatos representantes por acumulación con 79,166 votos, y con esto superó a políticos experimentados, cosa que no le soprendió a pesar de que era su primera vez en carrera por una posición electiva. 

También, en medio de la entrevista tuvo su primer encuentro con quien sería el nuevo presidente cameral, el popular Rafael “Tatito” Hernández, quien no dudó en bajar el cristal de su auto para saludar. “Hola representante, bendiciones”, le dijo Hernández y luego siguió su marcha. Admitió que era la primera vez que veía a Hernández, y de hecho, con el único de quienes serían sus compañeros de trabajo con los que ha intercambiado palabras.

EL VOCERO: ¿Cuáles serían algunas de las propuestas que presentará como representante?

Lisie Janet Burgos: “Propuestas a favor de evitar el invierno poblacional que tiene Puerto Rico, que si no lo atajamos en 20 años no tenemos población. Yo creo que es algo que todo el mundo debe verlo desde el área positiva. El que venga gente con agendas personales o de grandes intereses que se opongan al proyecto, tendrá que explicarle al pueblo por qué se oponen, porque verdaderamente las propuestas que nosotros estamos mirando, por lo menos en el caso mío, es mirando en todo momento el bienestar del pueblo que fue el que me trajo aquí. Yo no me traje sola, a mí me trajo el pueblo y el pueblo es al que yo me debo”.

EV: Como parte de sus propuestas incluye cambios o enmiendas al Código Civil. ¿Cuáles específicamente propone?

LJB: “Básicamente entendemos que el bebé desde el vientre materno tiene derecho y entendemos que se le restaron unos principios, unos derechos al bebé que estaban puestos en el borrador original y a última hora se cambiaron. Una de las cosas que también es que borraron el término padre y madre para poner progenitor. Otra cosa es la definición de lo que es matrimonio. Hay muchas cosas que nosotros entendemos que se pueden revisar. Se pueden revisar sin quitar los derechos a nadie, no venimos a quitarle derechos a nadie, venimos conforme a la constitución establece a proteger la libertad de los derechos de los padres a criar a sus hijos conforme a sus creencias y valores, a respetar las libertades religiosas, sea cual sea incluyendo a los ateos. Y estos son protecciones constitucionales que hemos visto en este tiempo amenazadas”.

Lisie Janet Burgos

Burgos propone cambios en el Código Civil. >Josian E. Bruno Gómez/EL VOCERO

EV: ¿Cómo harás para adelantar tus propuestas cuando eres una sola de tu partido?

LJB: “Como abogada, la capacitación mía es litigación y mediación. Yo tengo que negociar todos los días. Antes de abrir la puerta de un tribunal, uno entra en un proceso de negociación con la parte adversaria y eso es parte de mi diario vivir. Todo proyecto que esté el ciudadano como base, como centro definitivamente tiene mi aval, pero proyectos que en nada favorezcan o favorezcan a unos sectores y no al pueblo, definitivamente mi voto no lo van a tener”.

EV: ¿Qué mensaje entiendes le llevó el electorado a la clase política? Porque vemos una composición bien diversa no solo en partidos, sino en creencias y propuestas.

LJB: “El mensaje fue claro, Puerto Rico tiene una pluralidad de personas y se estaban ignorando los derechos de la gente y se estaban adelantando unas agendas que en nada benefician a los sectores que la sociedad como tal, y el pueblo se cansó de ver los mismo. De que por dinero la gente cambie sin ver cómo afecta a la persona que todos los días se levanta a trabajar. Cuando tú te olvidas del pueblo, el pueblo te lo va a recordar. Y el pueblo te está diciendo estoy aquí y queremos que todo el mundo participe.

Porque por lo menos yo soy de base conservadora, yo no tenía voz y había que añadirle una voz para hacer el balance y ahí es que viene la riqueza de esto, que tenemos todo tipo de pensamiento y buscar el balance es lo ideal”.

EV: ¿Prevés un gobierno compartido tan difícil como el que se vivió desde 2005 cuando Aníbal Acevedo Vilá era gobernador y las cámaras con mayoría del Partido Nuevo Progresista?

LJB: “El escenario es totalmente diferente, teníamos dos partidos dominantes donde ellos se pasaban la bola. Ahora no, ahora ellos tienen que detenerse a escuchar a los que nunca habían sido escuchados. Definitivamente nosotros vamos a ser la diferencia de esa Legislatura que hubo en momento dado y se trancó, porque aquí no hay forma de que se tranque. Aquí nosotros venimos enfocados en el pueblo, y por lo menos esta servidora se lo va a recordar en todo momento. El que nos puso aquí es el que manda. Nosotros estamos aquí para obedecer ese mandato del pueblo”.

Lisie Janet Burgos

A Burgos no le sorprendió resultar favorecida, aunque sí la cantidad de votos con las que logró su silla como representante por acumulación. >Josian E. Bruno Gómez/EL VOCERO

Cristiana, estadista y conservadora

De igual forma, la representante electa abordó sus creencias y cómo llegó a la Legislatura a pesar de no haber sido nunca una política.

EV: ¿Qué religión practicas y cómo te identificas en términos de estatus?

LJB: “Yo soy cristiana. Yo soy estadista, nosotros (Proyecto Dignidad) desde el principio fuimos bien claros. Que había gente independentista, gente que cree en el estatus como está actualmente y gente que cree en la estadidad. Para nosotros el estatus más importante en este momento es el estatus de la familia puertorriqueña. La debacle económica y moral que estamos viviendo, ese es el estatus que tenemos que atender. Lo demás va a correr como establecido constitucionalmente”.

EV: ¿Alguna vez te habías visualizado como representante?

LJB: “Nunca lo pensé. Lo que pasa es que todas las cosas que se estaban viendo nos obligaron a levantarnos. Porque antes uno decía vamos a buscar dentro de los partidos quién es el que nos representa, pero nos dimos cuenta de que no, aunque puede haber personas que estén de acuerdo con nosotros en ciertas cosas en nuestras creencias y en nuestros valores, pero hemos visto que los partidos se lo han tragado y es como si no tuviéramos a nadie. Por eso es que vinimos a insertarnos en el ruedo político. No era una aspiración, que te dijera: ‘es que yo tengo que llegar allí’, definitivamente no”.

EV: Precisamente una de esas voces que se identificaba como conservadora era la representante María Milagros Charbonier, quien fue acusada en el foro federal por un esquema de fraude…

LJB: “Te puedo dar fe de mí, no de la gente. Una cosa es lo que la gente diga y lo que hace. Si se le acusa de algo y se le puede probar, estamos ante un escenario de que no estaba haciendo las cosas que decía conforme a esos valores, pero eso no me toca a mí juzgarlo. A mí no me representaba ninguno, porque los partidos se estaban tragando a la gente y nos tuvimos que mover”.

EV: ¿Estaba confiada en que iba a prevalecer en su candidatura por acumulación?

LJB: “Nosotros estamos claros de que en Puerto Rico hay un gran sector de gente conservadora a la cual se ha invisibilizado y no se escucha, pero no por eso no quiere decir con no están. Con esa gente es la que me relaciono con mi diario vivir, a nivel social, me relaciono a nivel profesional, y sé que son muchas. No dude, a lo mejor que por ser la primera vez uno entiende que podemos entrar, pero a nivel tan contundente fue un poco de sorpresa porque entendemos también que los cambios a la gente no le gusta de primera intención y pensamos que la gente se iba a mover poco a poco, pero el hambre de justicia en el pueblo habló en las urnas”.

EV: Y el asunto de los salarios a sus empleados…

LJB: “Vamos a establecer en mi oficina el salario por mérito. Si la persona reúne los requisitos, si la persona llena ciertas habilidades tiene ciertas cualificaciones que le permiten ser parte del equipo, no tengo problemas y hay unos estándares a nivel de mercado de lo que debe ganar cada persona y no tengo problema de que conforme a los estándares ya establecidos se establezcan los precios. No tengo problema de poner público qué tipo de funciones ejerce la persona y el salario que se va a ganar. Nosotros no hacemos esto porque venimos a enriquecernos, venimos a trabajar. Tengo una práctica privada que gracias a Dios ha sido muy próspera. O sea que no es para enriquecerse, el que se quiera venir a enriquecerse como he escuchado a senadores o representantes que han dicho que el salario no le da, simple y sencillamente deben moverse a otros sectores donde le paguen lo que ellos entienden que deben recibir. Ese no es el caso de nosotros”.

EV: ¿Qué sigue para Proyecto Dignidad y cuándo comienzan el proceso de reorganización?

LJB: “No vamos a esperar hasta el 2024, nos vamos a empezar a organizar. Porque precisamente, Proyecto Dignidad se forma para darle una voz a los que no tienen voz, número dos es para que los jóvenes conservadores tengan en su norte para vivir un instrumento político donde ellos se inserten y puedan formar parte de la política, porque todos sabemos que en los partidos tradicionales alguien nuevo entre y Proyecto Dignidad es un proyecto que sí quiere darle la oportunidad a la gente joven, que entren que se inserten en la políticas, porque ellos son parte esencial, son los que van a estar más adelante dirigiendo al País. Si desde joven se insertan van tomando la experiencia y dejamos un legado para que ellos sigan adelante. Y nos vamos a sentir felices de que se queden en el país, que trabajen, que opinen de la política y que levanten a Puerto Rico”.