Pierluisi, Jenniffer, Johnny

La comisionada residente Jenniffer González, el candidato a la gobernación Pedro Pierluisi y el presidente de la Cámara Carlos "Johnny" Méndez. >Archivo/EL VOCERO

Desde que exitosamente logré, a mis 19 años de edad, la inclusión de una propuesta de protección de nuestros faros en la plataforma del PNP en 1976, hasta co encabezar comités de plataforma del PNP décadas más tarde, he reconocido la importancia de las plataformas como elementos esenciales en las propuestas que los partidos con oportunidades de triunfo ofrecen al pueblo. Este año, hay dos diferencias fundamentales que afectan esas propuestas.

Primero, el Covid-19 ha provocado atrasos en la nominación de candidatos y redacción de plataformas que llevará a que algunos votantes ausentes estén votando ausente sin conocer las plataformas que estarán refrendando al votar. El resto tendremos menos de un mes para conocer las plataformas al salir a votar el 3 de noviembre.

Segundo, aunque creada antes de las elecciones de 2016, para estas tenemos una Junta de Supervisión Fiscal activada con el poder de anular ideas contenidas en la plataforma del partido que resulte ganador, no importa cuántos votos hayan refrendado el conjunto de ideas y promesas que pueda retener.

Por tanto, debe ser prioritario, tanto para el Partido Popular Democrático como para el Partido Nuevo Progresista, acelerar sus plataformas de manera que puedan estar en las manos (al menos digitales) de los electores 30 días antes del día de elecciones, o sea, el domingo 4 de octubre.

De igual forma, los respectivos comités partidistas de plataforma deben velar que ninguna idea contenida en sus respectivas plataformas sea incompatible con Promesa y claramente anulable por la Junta de Supervisión Fiscal. En términos de contenido, las plataformas deben contestar varias importantes preguntas:

Si gana su opción plebiscitaria, o sea, el “no” para el PPD y el “sí” para el PNP, ¿qué pasos específicos propone realizar cada partido para resolver permanentemente el problema de estatus? Si pierde su opción plebiscitaria, ¿qué pasos se comprometería a hacer cada partido desde la gobernación con respecto al resultado plebiscitario?

Llevamos más de cuatro años con Promesa durante tres gobernadores de ambos partidos principales que no han logrado aprobar tan siquiera un presupuesto “certificado”. Para salir de una junta que ninguno “ama”, tienen que producirse cuatro presupuestos certificados consecutivos. ¿Que propondrán las plataformas para comenzar a acordar presupuestos “certificados”?

Si candidatos legislativos o municipales se pusieran a hacer promesas irrealizables o nulificables por la Junta para engañosamente tratar de atraer votos, ¿se compromete cada partido a establecer “controles de calidad” en lo que resta de campaña para que esos candidatos no minen la credibilidad de su partido y no le falten el respeto al pueblo” o permitirán que la jauja de promesas falsas o inalcanzables siga siendo la orden del día?

El cambio climático ha dejado de ser una preocupación de futuro para convertirse en un problema del presente, cuando vemos los daños que ya crean las marejadas históricas en Loíza, las casas en peligro de desplomarse en Ocean Park, las arenas que obstruyen la carretera de Piñones, y los condominios agrietados en la costa de Rincón. ¿Qué, y con qué vigor, específicamente, propone cada partido para proteger nuestras costas, salvar nuestro principal aeropuerto, relocalizar comunidades, y defender otras áreas de nuestro archipiélago contra el cambio climático?

La sequía y el racionamiento de agua es un problema recurrente que nos afecta una o dos veces por década en el cual nos enfocamos solo cuando nos acecha. ¿Qué propone cada partido para atender ese problema? ¿Alguno propone completar el embalse del Río Valenciano, construir otros embalses, dragar los actuales, instalar mejores conexiones en nuestros diversos sistemas de distribución de agua potable, o usar los futuros metros digitales para limitar el uso en tiempos de sequía?

En 3 o 4 años entrarán al mercado vehicular de nuestro país, incluido Puerto Rico, los llamados vehículos “autónomos” sin conductor. ¿Qué proponen los partidos para habilitar nuestras calles y carreteras para esa nueva tecnología?

Estamos a ley de nada de no contar con lugares para lícitamente depositar los enormes niveles de desperdicios sólidos que generamos. Aparte de seguir haciendo poco o nada, ¿qué propondrán las plataformas para reducir y reciclar nuestros desperdicios?

Estas son algunas de las preguntas programáticas que los electores deben formular y los partidos contestar al someter sus plataformas al pueblo.