Viejo San Juan

Viejo San Juan. 

El periódico El Vocero comenzó hoy la publicación de los resultados de una encuesta de opinión pública que realizó la firma Gaither, durante la primera semana de octubre.

Antes de entrar en el análisis de los números, me parece pertinente consignar que Gaither es una respetable y prestigiosa firma encuestadora con sede original en los Estados Unidos y cuya oficina local, comenzó a realizar encuestas en la isla hace 36 años, específicamente, en el 1984.

Aunque su trayectoria ha estado ligada a candidatos del PNP, sus trabajos son muy profesionales de la misma forma que la firma Hart Research, con sede en Washington DC, lo ha hecho para el Partido Popular.

Digo esto, porque independientemente de si usted cree o no en sus resultados, lo correcto es observar los datos con detenimiento y no descartarlos o aprobarlos a ciegas, sin conocer las variables utilizadas y el diseño y la calibración de la muestra.

Una parte fundamental a examinar, es la forma en que proyecta el comportamiento electoral de cada grupo poblacional distribuidos por lugar de residencia, edad y género, que son, en última instancia, los elementos decisivos en la certeza de un estudio como este.

Pero entremos a los números:

Según los resultados, de una muestra de 500 electores de San Juan, el senador Miguel Romero del PNP mantiene un nivel de respaldo del 38% de los votos, seguidos por el representante Manuel Natal del MVC con un 18%, la senadora Rosanna López del PPD con un 17%, Adrián González del PIP con un 2% y Nelson Rosario del Proyecto Dignidad con 1%. El restante 24%, se expresa indeciso o no expresa claramente sus preferencias.

Si tomamos como validas la calibración de la muestra y de ser ciertos estos números, solo pueden existir cinco (5) posibles razones – o un conjunto de ellas - para que este sea el escenario presente a solo 21 días de las elecciones:

Primero, Miguel Romero ha consolidado su fuerza en la estructura del PNP en San Juan, lo que significa que el ambiente de abstención generalizado - que se experimentó el PNP en las pasadas dos elecciones en la capital – ha llegado a su fin y, por consiguiente, su militancia está decidida a salir a votar.

Segundo, la ausencia por meses de una campaña mediática pagada de Rosanna López de forma consistente y la carencia de un plan de fiscalización estructurado a nivel institucional contra el candidato del PNP, le abrió las puertas a Miguel Romero para correr libremente, sin oposición, a lo largo de toda la campana y sin mayores contratiempos.

Tercero, dado el hecho que tanto Rosanna López como Manuel Natal vienen del mismo espectro político y apelan a los mismos grupos de electores – los soberanistas, independentistas y no afiliados – esto ha provocado un fraccionamiento dentro de ese núcleo político, que gravita entre el centro-izquierda y los más liberales; lo que implicaría que, de ser ciertos esos números, a quien más afectará será al Partido Popular. Esto se agrava ante la ausencia de una campaña institucional del PPD pidiendo el voto integro.

Cuarto, por el diseño de la campaña de Rossana, aparentemente, su estrategia ha sido concentrar en unos grupos particulares muy cercanos a su trayectoria legislativa; dejando a un segundo plano, otros que son más cercanos al PNP y que habían sido impactados exitosamente por Sila Calderón y Héctor Luis Acevedo. Entre ellos podemos mencionar a los veteranos, los residenciales públicos, los sectores empresariales, profesionales y la comunidad extranjera en San Juan – que incluye una fuerte presencia dominicana, cubana y venezolana – en los cuales el PNP, históricamente, han tenido un fuerte arraigo.

Quinto, el alto número de indecisos (24%) puede responder a que una gran cantidad de electores no quieren identificarse, tienen intenciones de votar mixto o por candidaturas o no están del todo claros, sobre la agenda de cada uno de los candidatos. Debemos recordar que San Juan, es el municipio en donde se genera la mayor cantidad de votos mixtos y fuera de líneas partidistas, lo que pudieran ser decisivos en esta elección.

Finalmente, tiendo a pensar que la elección está mucho más cerrada que lo que nos presentan estos números; Es más, pienso que Rosanna López debe estar a menos de 10 puntos de Romero. No obstante, aún con el margen de error de este estudio de opinión y ante lo cercano de la elección, una encuesta fugaz de intención del voto y unos buenos grupos focales, sería lo más recomendable al PPD en este momento.

Además, es necesaria la intervención y colaboración inmediata del PPD a nivel central en esa campaña, porque un desplome del PPD en la Ciudad Capital, se lleva por el medio la gobernación y los cuerpos legislativos; y entonces, de un escenario particular podría convertirse en un barómetro nacional.