You are the owner of this article.
You have permission to edit this article.
Edit

Utuado busca la forma de sobrevivir

Residentes de este municipio, uno de los más golpeado por María, compartieron con EL VOCERO lo difícil que ha resultado retornar a la normalidad

  • Comments
  • 5 min to read
Utuado busca la forma de sobrevivir

Utuado- Ana Olivero, residente por más de dos décadas del barrio Salto Abajo, enfrenta problemas estructurales con su residencia, la cual está visiblemente deteriorada, como consecuencia del paso del huracán María.

Pero, aunque esto representa un inconveniente, la mujer se limitó a solicitar ayuda para contribuir a una recolecta de la comunidad con el propósito de reparar el tramo principal que da acceso a su hogar.

“La comunidad está haciendo una recolecta para arreglar el tramo que conecta nuestra comunidad. No se puede. Los carros se rompen. A mi hijo se le rompió el carro”, contestó Olivero a EL VOCERO cuando se le preguntó sobre la situación que enfrenta su comunidad. “No me hace falta nada. Gracias a Dios yo estoy bien”, añadió la mujer que vive con su hijo en el lugar hace más de 40 años.

En un recorrido que realizó este medio por el tercer municipio de mayor extensión en Puerto Rico se evidenció cómo el tendido eléctrico en algunas zonas sigue vulnerable, todavía hay problemas de acceso a carreteras, interrupciones del servicio de telecomunicaciones y poblaciones siguen en riesgo al no tener acceso a servicios esenciales.

Antes del huracán María, en la comunidad vivían alrededor de 100 familias. Sin embargo, Olivero aseguró que la población ha disminuido desde el paso del huracán.

“Yo no sé por qué se fueron. Será que cogieron miedo después del huracán. Muchas familias se fueron a Estados Unidos. Yo me fui por un tiempo con mi hija, pero regresé. Aquí vivo con mi hijo, y mi perra. No me da miedo”, añadió.

Otro tema importante para Olivero era el puente La Hamaca, el único acceso peatonal para esta comunidad, que colapsó durante el huracán y luego fue reconstruido por estudiantes de ingeniería de la Universidad de Nuevo México (NMSU) y la Universidad de Texas en el Paso (UTED).

La mujer lamentó que la obra estuviese incompleta, pues al puente todavía le faltan las escaleras.

“Ellos se fueron el 12 de junio. ¿Cuánto tiempo ha pasado? Ahora, nadie se acerca por ahí. Tienen el cemento, y los materiales, pero nada”, lamentó la mujer, pero agradeció la gesta. Este puente, que se construyó para conectar a la comunidad con la urbanización San José, es utilizado por peatones aunque no está culminado en su totalidad.

Un panorama similar se observa en el barrio Río Arriba. Auriacelis Montero, quien vive allí con su familia, explicó que el servicio de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) se interrumpe constantemente y los caminos están en mal estado.

“Hace una semana se llevaron el agua. La luz ha sido bastante estable. Este servicio llegó el 28 de abril gracias a las brigadas de Estados Unidos”, dijo.

El estimado en daños en las carreteras de ‘La Ciudad del Viví’ asciende a $36 millones, según el subdirector ejecutivo de la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT), Luis Rodríguez.

“El huracán María sigue en Utuado”

El problema en las carreteras se extiende también al barrio Don Alonso, en donde recientemente se quedó varada una ambulancia en medio de una emergencia por el deterioro de la carretera PR-612.

La utuadeña Karla Pesquera documentó la crisis que todavía enfrenta esta población.

“El huracán María sigue en Utuado. Es injusto que a un año de María dejen a las comunidades solas. Se nos va la vida. Son viejitos. No pueden acceder ambulancias. No podemos llegar a nuestros hogares. Y, la pregunta es, ¿por qué tienen a las comunidades rurales así? Nos están obligando a sacar a nuestros padres de sus residencias porque el gobierno no les puede garantizar accesos seguros, carreteras seguras. Eso no es un regalo. Ese acceso es un derecho”, precisó Pesquera.

El escenario se repite en el barrio Arenas, en donde la ciudadana Gisela Medina Martínez vive con la realidad de que su comunidad siga en riesgo ante el colapso de un puente durante el huracán.

“Nosotros perdimos un puente que da acceso a la casa de mi mamá, y de otras 30 familias. Este puente también colapsó para el huracán George, pero la atención que le dieron para aquel entonces fue bien diferente. En aquel entonces, en menos de dos meses ya teníamos puente. Pero, ahora mismo estamos sin puente y pasamos sobre un mogote”, dijo Medina Martínez.

Medina Martínez explicó que, cuando se reportan lluvias fuertes, la carretera se torna intransitable y lamentó que una bomba de la AAA en el barrio Arenas todavía esté trabajando con un generador.

Otro sector de Utuado que no ha podido regresar a la normalidad después del huracán es el sector Bubao, ubicado a pocos minutos de la alcaldía municipal.

Raquel Negrón, una maestra jubilada residente del sector, aseguró que su comunidad no está recuperada después del ciclón que cobró alrededor de  2,975 vidas según el estudio de la Escuela de Salud Pública del Instituto Milken de la Universidad George Washington.

“Mi comunidad no está recuperada. Todavía hay gente que necesita mucha ayuda. Porque aquí muchas casas se vieron afectadas por el río. Todavía se necesita. Y todavía el gobierno central no ha arreglado esta carretera”, dijo.

Sufren los negocios

El deterioro en las carreteras, además, afecta a los comercios de la región. Particularmente, en el barrio Viví Abajo urge la instalación de un puente nuevo de metal. Este puente está cerrado desde finales de mayo de este año.

La ingeniera María Ayala, directora regional de la división de construcción de la ACT, informó que en estos momentos el proyecto está en la etapa de diseño, junto a otros proyectos para la región.

La vicepresidenta de la Asociación de Comerciantes de Utuado, Sara Santiago y el propietario de Papelería Puertorriqueña, José Ríos Ortiz manifestaron que el cierre de este puente ha afectado grandemente las ventas y la calidad de vida del pueblo, por lo que urgieron a que el tema sea tratado como una emergencia que se une a los estragos que sufrió este municipio por el paso del huracán María.

El representante a la Cámara Michael Abid Quiñones Irizarry, del Partido Nuevo Progresista (PNP) aseguró que el puente no está en construcción debido a la mala coordinación entre las agencias.

El 52.2% de la población de Utuado vive bajo el nivel de pobreza, según la Encuesta sobre la Comunidad de Puerto Rico del 2012-2016.

El municipio ante las carreteras

El gobierno municipal desconoce los detalles sobre las reparaciones de las carreteras estatales porque la ACT no ha compartido la información con el alcalde de Utuado, Ernesto Irizarry Salvá.

“Honestamente, como el municipio no es el responsable de hacer esa evaluación de daños de las carreteras estatales, ni de las contrataciones, no conocemos las interioridades de esos contratistas. Se nos haría bien difícil decirte las situaciones que ellos se encontraron en el proceso, que deben ser las mismas que nosotros hemos visto”, contestó el funcionario.

La situación en las carreteras ha puesto en riesgo a 11 de los 24 barrios que agrupa el municipio, detalló el funcionario.

En la foto el alcalde de Utuado, Ernesto Irizarry. >Josian E. Bruno Gómez / EL VOCERO

“Observando todo esto, yo creo que vamos a tener que traer mano extranjera, porque cuando llegue todo ese dinero la mano de obra que tenemos local se tardará mucho”, contestó cuando este medio le preguntó sobre la situación de las carreteras.

El subdirector de la ACT explicó que la agencia está en procesos para comenzar con las reparaciones y estos proyectos se están atendiendo con firmas diseñadoras.

Los barrios que todavía enfrentan problemas después de María son Altos de Arena, el Puente Blanco, Viví Abajo, Caonillas, Choreras, Vanadero, La Conchita, Paso Palma, Ángeles, Valle Indígena, Don Alonso, Sanaba Grande, Palmas y Paseo Palma

Tags

Get up-to-the-minute news sent straight to your device.

Topics

Ampliacion

Noticia de ultima hora

Real Time Web Analytics