trastornos salud mental embarazo

El cerebro es bien sensitivo a los cambios hormonales que ocurren normalmente en las mujeres. Durante el embarazo y el período justo después del embarazo, hay cambios hormonales significativos que pueden llevar a aumentar el riesgo de desarrollar diferentes condiciones de salud mental.

Igualmente, el cambio en roles, incluyendo la nueva responsabilidad de cuidar al bebé, es un estresor significativo para muchas madres. La depresión perinatal, como se le conoce a la condición durante este período, se caracteriza por tristeza extrema, ansiedad, cambios en los patrones de sueño y energía que dificultan poder hacer las actividades del diario vivir.

Estos cambios pueden ocurrir en cualquier mujer y se ha encontrado que la causa es una combinación de factores genéticos y estresores del ambiente. De hecho, se estima que en Puerto Rico alrededor de 10% a 15% de las madres pueden sufrir depresión postparto y alrededor de 10% pueden sufrir depresión durante el embarazo.

Aunque es común que justo después del embarazo la mujer se sienta triste, ansiosa o cansada, cuando hay una condición de salud mental perinatal los síntomas persisten por dos semanas o más, e interfieren con el diario vivir.

Asimismo, se pueden ver pensamientos recurrentes e intrusivos relacionados a la seguridad y salud del bebé.

Los síntomas pueden ser tan severos que llevan a ideas de muerte o de intentos suicidas. En particular, las dudas o preocupaciones relacionadas al cuido del bebé pueden llevar a sentimientos de culpabilidad que empeoran aún más la depresión.

Luego del nacimiento del bebé también se puede ver la psicosis postparto, una condición severa en la cual la madre puede sufrir de conducta desorganizada, alucinaciones e ideas delirantes, a veces relacionadas al bebé.

Esta situación es una emergencia, ya que debido a la severidad de los síntomas podría llevar a la madre a hacerse daño o hacerle daño al bebé. Por ello, se debe hacer una evaluación con un psiquiatra de emergencia, inclusive considerar ir a una sala de emergencia u hospital psiquiátrico.

Existen tratamientos efectivos para la depresión y ansiedad perinatal. Los tratamientos incluyen psicoterapia para cambiar los pensamientos y conductas relacionados a los cambios en el estado de ánimo, al igual que para manejar los estresores del ambiente.

También se podrían usar medicamentos para la depresión o la ansiedad. Muchos de estos medicamentos se pueden usar aún cuando se está lactando.

La mujer con depresión perinatal también necesitará apoyo de su familia en sus actividades diarias, incluyendo cuidar al bebé.

La autora es catedrática asociada y directora del Departamento de Psiquiatría de la Escuela de Medicina del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico.

Recibe más información sobre esta y otras noticias. Pulsa aquí si eres usuario de Android o de iPhone.