Catar 2022

Neymar es la máxima estrella de la selección de Brasil.

La pequeña República de Macedonia del Norte eliminó a la poderosa Italia en su camino para llegar al Mundial del Qatar 2022. Esto sirve para entender que la más importante y divertida regla del fútbol es que “todo puede pasar”.

Para consagrarse campeones del mundo hay que jugar siete partidos. Si bien pueden parecer pocos juegos y que todo va a ocurrir muy rápido, el Mundial es una carrera de largo aliento. Los equipos que tengan buenos recambios de jugadores, los que sufran menos lesiones o los que reciban menos tarjetas rojas y amarillas, tendrán mejores posibilidades de ir avanzando rumbo a la final.

Es muy difícil que un equipo que no está entre los favoritos levante la copa. PERO... —no hay “pero” más importante en el deporte— ¿por qué no? Marruecos le puede ganar a Bélgica o Corea del Sur superar a Portugal. Nunca ha ocurrido que el campeón sea un equipo que nadie esperaba. PERO... en la última edición, por ejemplo, Croacia llegó a la final.

Catar 2022

Joao Félix integra la selección de Portugal.

El podio de los favoritos: Si bien el fútbol es la ciencia menos exacta, la teoría indica que Francia —el último campeón–—y Brasil, son los máximos favoritos. Tienen grandes jugadores en todas sus líneas, incluso entre los futbolistas que hacen las veces de suplentes. Los galos tienen dos delanteros increíbles como Kylian Mbappé —a mi juicio el mejor futbolista en la actualidad— y Karim Benzema, el goleador más temible. A ellos se les suma Antoine Griezmann, para conformar la mejor delantera que habrá en Qatar. En teoría.

Brasil, el máximo ganador de la Copa, vuelve a conformar un poderoso equipo, casi sin puntos débiles, desde el portero hasta el último suplente. Serán 26 jugadores, entre los cuales Neymar será un líder ya maduro.

Solo un escalón por debajo se encuentra Alemania. Un equipo que se destaca por su presión asfixiante en toda la cancha para recuperar el balón, y tienen un mediocampo con jugadores —como Leon Goretzka, Joshua Kimmich, Ilkay Gundogan— que atacando son veloces y verticales. No dan respiro.

La segunda línea: Otros candidatos que de ganar en Qatar no causarían asombro son: España, su nueva generación es impresionante; Inglaterra, después de una larga serie de fracasos, dos nombres invitan a soñar a los ingleses: el genial Phil Foden y el implacable goleador Harry Kane; Bélgica, debe aprovechar a su generación dorada —con Kevin De Bruyne, Eden Hazard y Romero Lukaku— para ganar su primer campeonato. Fueron terceros en Rusia 2018. Si le gusta apostar, los belgas son una gran idea; Portugal entró al Mundial por la ventana, pero un equipo que tiene a Cristiano Ronaldo —aunque tenga 37— siempre es candidato; Argentina, contando con Lionel Messi debería estar en el podio de los favoritos, pero la realidad es que hay mucha diferencia entre sus jugadores titulares y los suplentes. Su técnico Leonel Scaloni rezará mucho para que nadie se lastime.

En el terreno de las sorpresas: Holanda tiene históricamente una de las formas de jugar al fútbol más bonitas, moviendo siempre el balón contra el piso, en forma elegante. Sin embargo, jamás ganó un Mundial. Su columna vertebral formada por Virgil van Dijk, Frenkie de Jong y Memphis Depay le causa envidia a cualquiera. Pero para ser campeones hay que tener también mucho coraje.

Uruguay, con Luis Suárez y Edinson Cavani como atacantes —y una vasta experiencia en Copas del Mundo— puede ganarle a cualquiera.

Suiza es una selección multicultural, compuesta en su mayoría por inmigrantes o por sus hijos; no será a priori una de las candidatas, pero seguramente será un equipo al que nadie quiera enfrentar en su camino.

Croacia fue la gran sorpresa al llegar a la final en el último Mundial. De sus estrellas solo queda Luka Modric. El resto se fue o está en retirada.

Dinamarca siempre demuestra coraje, pero cuando tu estrella es el portero —Kasper Schmeichel— no es suficiente para ganar un Mundial.

Serbia no tiene estrellas predominantes, pero es un equipo sólido que se dio el lujo de mandar a Portugal al repechaje. ¿Puede repetir la hazaña de Croacia y llegar a la final? Muy difícil.

Senegal, los campeones de África, tienen suficiente potencial para superar la fase de grupos con Sadio Mané, Edouard Mendy y Kalidou Koulibaly… muchos fanáticos lo adoptarán como “su” equipo. Sería espectacular por fin ver un campeón africano.

Catar 2022

Sadio Mané, el exquisito jugador senegalés, sostiene la ilusión de un finalista africano.

Lo imposible: Es mucho más que una aventura buscar entre las restantes 18 selecciones un candidato a dar la sorpresa en Qatar. ¿México? Hasta sus propios fanáticos tienen muy poca fe. ¿Estados Unidos? Incluso Canadá despierta más expectativas. ¿Corea del Sur? Cada vez juega mejor, aunque es muy complicado sobrevivir al grupo de Portugal, Ghana y Uruguay.

Lo hermoso del fútbol es que... lo único seguro, es que todo puede pasar.

Recibe más información sobre esta y otras noticias. Pulsa aquí si eres usuario de Android o de iPhone.