Seguro Social

 >Archivo / EL VOCERO

¡Buen día! En las series o películas de superhéroes existe el “multiverso”, donde un personaje puede verificar cómo hubiera transcurrido su vida si hubiera reaccionado de diferentes maneras ante los mismos eventos. Por ejemplo, ¿qué hubiera pasado si usted hubiera aceptado o rechazado aquella oferta de empleo, matrimonio o divorcio? En el mundo real, no tenemos una bola de cristal para conocer las consecuencias de nuestras decisiones ni volver al pasado para remediarlo. Por esta razón, hoy le aconsejaremos evitar tomar dos rutas peligrosas que arriesgarán su protección, la de sus dependientes y sus sobrevivientes a los múltiples beneficios de Seguro Social. Antes que se me olvide, deseo saludar a uno de nuestros fieles lectores atrapado en el “multiverso”, el Sorprendente Hombre Araña… ¡Hello, Peter!

Algunas personas no desean pagar ni que le descuenten su Seguro Social pues están convencidos de que siempre disfrutarán de buena salud, energía y dinero para trabajar y subsistir independientemente. Sin embargo, cuando les pregunto si tienen algún plan alterno que les brinde protección a retiro, incapacidad, dependientes o sobrevivientes -además del Seguro Social-, percibo un silencio sepulcral. ¡Coquí, coquí!

Por ley, todo patrono tiene que descontar Seguro Social a sus empleados a menos de que hayamos excluido dicha actividad de este requisito. De la misma manera, toda persona que rinde servicios profesionales, opera negocio propio o trabaja por su cuenta tiene que radicar anualmente la planilla federal 1040PR para pagar su Seguro Social. Para detalles, oriéntese con el Servicio de Rentas Internas federal (IRS) al 1-800-829-1040.

Todos sus ingresos acreditados determinarán si cualificará a algún beneficio y cuánto cobrará. Verifique regularmente la acreditación de estos abriendo su cuenta personal ‘My Social Security’ en www.segurosocial.gov.

Ya sea por razones económicas u otros asuntos, algunas personas que trabajan por su cuenta deciden no pagar su Seguro Social, mientras que otros asalariados aceptan trabajar en empresas donde les pagan fuera de los libros o debajo de la mesa. Estas acciones son ilegales y le causarán muchos dolores de cabeza en el futuro. Veamos algunos ejemplos de posibles errores u horrores que debe evitar.

Error #1: Págame cash y luego resolvemos. Por ley, todo patrono debe descontar FICA y Medicare a los salarios de cada empleado y aportar la misma cantidad como contribución de Seguro Social. Consideraremos el salario total de cada trabajador para determinar su elegibilidad y calcular beneficios.

Cada año, el patrono tiene que proveerles a sus empleados un comprobante de retención (W2) demostrando los salarios y descuentos de nómina, incluyendo FICA y Medicare. Los empleados deben conservar este documento hasta que se aseguren de que dichos ingresos estén acreditados en su récord de ganancias. Si no aparecen acreditados, añadiremos estos ingresos si somete la W2 del año en cuestión independientemente si la empresa haya quebrado, cerrado operaciones o no podamos localizar al patrono. Si su patrono no le provee su W2, oriéntese con el Departamento del Trabajo de PR y el Servicio de Rentas Internas federal (1-800-829-1040).

Supongamos que Visión trabajó 20 años como empleado de su gran amigo, Thanos. Ambos acordaron que Visión cobraría su sueldo en efectivo (cash), sin talonarios - o debajo de la mesa - para que le sobrasen chavos para gozarse su vida pues nadie le quita lo ‘bailao’. Años después, su amistad se deterioró y Visión no regresó a trabajar con Thanos. Posteriormente, Visión se enfermó física y mentalmente. Sin embargo, no pudo cualificar a nuestros beneficios por incapacidad porque ni tenía estos ingresos acreditados ni la evidencia de estos pues los había cobrado en cash y, en un chasquido, Thanos se había alejado para siempre.

Error #2: Voy a reportar mucho menos. Las personas que trabajan por su cuenta deben pagar su Seguro Social por sus ingresos netos reales.

Supongamos que Dr. Strange trabajó por su cuenta leyendo las cartas del tarot en su consultorio médico. Aunque ganaba sobre $100,000 cada año, Dr. Strange reportaba solamente $15,000 anuales para que le sobrara dinero para disfrutar el momento. Ya en su tercera edad, Dr. Strange cobra un beneficio de Seguro Social mucho menor del que hubiera cualificado si hubiera reportado sus ingresos reales. Aunque ya dejó de trabajar, hoy recibió una notificación de una auditoría de Rentas Internas federal cobrándole todo el dinero adeudado por sus ingresos reales de aquellos años del pasado con sus respectivas multas y penalidades. Dr. Strange no visualizó que aquella mala decisión perjudicaría grandemente su presente.

Oriéntese en www.segurosocial.gov, nuestros servicios automatizados en 1-800-772-1213 o llame a su oficina local de Seguro Social, tras ingresar su código postal en www.ssa.gov/locator/.