Seguro Social

>Suministrada

¡Buen día! Tras sopesar todos los ingresos y gastos familiares, algunas parejas han acordado asumir diferentes roles: uno de ellos realizaría todos los trabajos remunerativos mientras que la otra persona se dedicaría exclusivamente a los quehaceres domésticos y cuidar de sus hijos. Es normal que la persona que accede a quedarse en el hogar piense o espere cualificar eventualmente a posibles beneficios de Seguro Social —como cónyuge o viudo(a)— bajo el récord de su pareja. ¡Ah, pero no se duerma en los laureles! Si este es su caso; ¿está usted completamente seguro(a) de que su esposo(a) está aportando al Seguro Social? Y si usted devenga ingresos por otros trabajos, ¿está pagando su propio Seguro Social por dichas actividades? Hoy daremos unos consejitos a las personas que se desempeñan como ‘amas o amos de casa’.

¡Cuántas veces he escuchado “No pago el Seguro Social porque mi pareja lo paga por mí”! Esto pudiera ser correcto si usted solamente ha realizado quehaceres domésticos en su hogar y nunca ha recibido ingresos por otra actividad laboral. Según el Código de Rentas Internas Federal, las amas —o amos— de casa no pueden pagar el Seguro Social por dichas tareas. Si usted solamente podría cualificar para beneficios en el récord de su pareja, exhórtelo(a) a que cree su cuenta ‘mySocialSecurity’ en www.segurosocial.gov para que verifique regularmente la acreditación de todos sus ingresos de trabajo. Si su cónyuge trabaja por su cuenta, asegúrese de que radique anualmente la planilla federal 1040PR con Rentas Internas Federal (teléfono 1-800-829-1040). Recuerde que si su cónyuge no está asegurado, usted tampoco cobrará beneficios en dicho récord de Seguro Social.

Además de las tareas domésticas, algunas personas venden productos, atienden el negocio del matrimonio, realizan trabajos de mecánica de autos, operan su ‘beauty parlor’ en la marquesina o reciben ingresos por otras actividades de trabajo. Por ley, deben pagar su Seguro Social por dichas labores. Si ambos trabajan en un negocio familiar, asegúrese de que se le pague a usted el Seguro Social, y que sus ingresos NO se acrediten al récord de su pareja. No limite sus posibilidades si usted también trabaja. Pagar su propio Seguro Social, además de que es la ley, lo protegerá para más tipos de beneficios de los que pudiera cualificar bajo la cuenta de su pareja.

Cada beneficio de Seguro Social tiene reglas diferentes. En general, los cónyuges pueden cobrar beneficios bajo el récord de su pareja siempre y cuando no cualifiquen a un beneficio más alto bajo su propio Seguro Social, además de reunir otros requisitos.

Ambos deben estar casados legalmente, es decir, con certificado de matrimonio. El cónyuge tiene que esperar a que el trabajador o trabajadora solicite retiro o incapacidad antes de que podamos evaluar la posibilidad de pagarle beneficios en dicho récord. Los cónyuges cualifican si cuidan hijos menores de 16 años o incapacitados y reúnen otros requisitos o al cumplir sus 62 años de edad.

Supongamos que Jane y Tarzán están casados legalmente. Además de atender los quehaceres domésticos y cuidar a Chita, su mascota, Tarzán trabaja por su cuenta como instructor de cantantes de ópera en la terraza de su casa. Sin embargo, él no está pagando su Seguro Social por dichas actividades porque entiende que solamente debe esperar a cobrar beneficios en la cuenta de su esposa, Jane. Veamos las posibles consecuencias de sus acciones.

Si Tarzán es mayor que Jane, él tendría que esperar a que Jane solicite beneficios de retiro o incapacidad para cobrar posibles beneficios como su cónyuge. Si hubiera pagado su Seguro Social —como estipula la ley—, él podría cobrar retiro desde sus 62 años y averiguar si cualifica a dinero adicional bajo la cuenta de su esposa, cuando ella decida solicitarlos.

Si Tarzán se incapacita a los 45 años, él tendría que esperar a que Jane solicite sus beneficios. Para cualificar como cónyuge, él debe cumplir sus 62 años o tener hijos menores de 16 años o incapacitados a su cuidado. No pagamos beneficios por incapacidad a los cónyuges. Si Tarzán hubiera pagado su Seguro Social, quizás hubiera cualificado a incapacidad ahora bajo su récord de Seguro Social.

Si Tarzán se divorcia, debió haber estado casado legalmente, por lo menos, diez años completos y reunir otros requisitos. Él solamente podrá cobrar como divorciado cuando cumpla sus 62 años. Si se divorcia antes de cumplir estos diez años de matrimonio, Tarzán no cualificará a beneficios como divorciado en la cuenta de su exesposa Jane.

Acceda www.segurosocial.gov, nuestros servicios automatizados en 1-800-772-1213 o llame a su oficina local de Seguro Social, tras ingresar su código postal en ‘Locate an Office by Zip’ en www.ssa.gov/locator.